Deciden bajar sus salarios para poder tener seguro de salud

Algunas personas pueden calificar para los subsidios de ACA a través de medidas menos extremas

El año pasado, Anne Cornwell consideró dos estrategias drásticas en su búsqueda para obtener primas de seguro de salud asequibles para ella y su esposo retirado.

Una fue el divorcio. Otra, tener un recorte salarial del 30%. Eligió la última.

Esa maniobra permitió que las primas de la pareja de Chattanooga, Tennessee, pasaran de ser exorbitantes a muy económicas. En lugar de $2,100 al mes -la cifra que le habían cotizado para 2017- sus primas son de solo $87 mensuales. La pérdida de ingresos se compensó ampliamente con el beneficio de tener subsidios para pagar la cobertura de salud.

La solución de Cornwell, completamente legal, refleja cómo un número cada vez mayor de estadounidenses está utilizando estrategias no tradicionales para poder tener seguro de salud sin destruir la planificación financiera, adaptando dinero y salarios para tener mejores opciones, al igual que las personas invierten dinero en planes 401(k) para ahorrar para el retiro, mientras reducen sus impuestos.

Otros estadounidenses que ahora están comprando planes de salud para 2018 en el mercado individual, a través de los mercados en línea de la Ley de Cuidado de Salud Asequible (ACA) o fuera de ellos, están tomando medidas similares. Se prevén alzas de dos dígitos en los precios de las primas para muchos planes, una tendencia que se ha acelerado desde que el presidente Donald Trump anunció que su administración no pagaría algunos subsidios de ACA a las aseguradoras.

El período abierto de inscripción en los 39 estados que usan el mercado federal comenzó el 1 de noviembre y finaliza el 15 de diciembre para la cobertura que inicia el 1 de enero. Las fechas de inscripción varían en otros estados.

La gran mayoría de los afiliados a los planes del Obamacare no pagarán las primas más altas, ya que sus ingresos modestos los convierten en elegibles para otro tipo de subsidio pagado por el gobierno que mantendrá sus primas bajas o cercanas a cero.

Pero se espera que las personas de clase media alta como Cornwell y su esposo paguen el precio completo, sintiendo la fuerza contundente de lo que expertos y economistas de la salud definen como aumentos imposibles de solventar.

Algunas personas pueden calificar para los subsidios de ACA a través de medidas menos extremas que las tomadas por Cornwell, como transferir dinero a una cuenta 401(k), y reducir los ingresos sujetos a impuestos, dijo Frank Caccavale, contador de Staten Island, en Nueva York. Pero cuando eso no es suficiente, aconseja a los clientes que hagan lo que hizo Cornwell: "Esta es su única opción. Tienes que tener una reducción salarial".

Cornwell tomó esa determinación por su cuenta después de un mes de estudiar detenidamente sus ingresos y gastos.

"Cuando vi lo que iba a ser la prima en 2017, tuve que sentarme. Me sorprendió", dijo Cornwell sobre la cifra de $2,100 al mes, para un plan que ni siquiera cubre la atención hasta que cada uno de ellos haya gastado un deducible de $6,500. La pareja simplemente no podía pagarlo.

Log in to comment