Miles de inmigrantes claman por justicia

Portadores de DACA y TPS, activistas y sus aliados exigen acciones al Congreso antes de fin de año

Miles de inmigrantes, activistas y sus defensores se concentraron el miércoles 6 en el Upper Senate Park, cerca del Congreso en DC, para exigir a los parlamentarios que legislen a favor de los cientos de miles de beneficiarios del Programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) y del Estatus de Protección Temporal (TPS).

Mientras que DACA, aprobado en la administración de Barack Obama, ha permitido a casi 800.000 inmigrantes conocidos como “Soñadores” vivir y trabajar en el país sin temor a la deportación, el TPS ha beneficiado a unos 300 mil inmigrantes provenientes de países como El Salvador, Honduras, Nicaragua y Haití.

Entre los manifestantes se encontraba la mexicana Carla Aguirre, quien creció en Carolina del Sur y es beneficiaria de DACA. “Nací en Ciudad de México pero me mudé a los Estados Unidos cuando tenía solo seis años. Cuando estaba en la secundaria todos mis amigos comenzaron a sacar sus licencias y yo no pude. Ahí me di cuenta de que era una indocumentada”, lamentó Aguirre en una entrevista con El Tiempo Latino.

“En Carolina del Sur, no hay un movimiento tan grande como en Washington, DC, porque muchos de mis compañeros indocumentados tienen miedo. Por eso, yo decidí venir a la capital donde están todos los congresistas que nos pueden oír. Ahora es el momento en el que necesitamos pasar el Dream Act”, dijo Aguirre.

Como sucede en muchas familias, Aguirre tiene la protección de DACA pero sus padres viven en el país sin documentos y el temor a la deportación.

“Yo creo que el Congreso sabe exactamente lo que necesitamos y eso es una solución permanente. Yo le prometí a mis padres que no volvería a Carolina del Sur hasta que se pase el Dream Act limpio y estuviéramos seguros. Yo quiero que ese sea mi regalo de Navidad para mis padres y para mi comunidad. Con la protección de DACA, pude ayudar a mis padres, pude sacar una licencia para conducir y tener mi propio lugar donde vivir”, concluyó Aguirre. Desde que el Gobierno anunció en septiembre el fin de DACA, más de 10.000 beneficiarios han perdido su estatus.

Por su parte, en Estados Unidos hay miles de centroamericanos afectados por desastres naturales que se han beneficiado del TPS, una medida otorgada por el Gobierno a víctimas del Huracán Mitch y otros desastres naturales que afectaron a países como Honduras, Nicaragua y El Salvador a finales de los años 90’s y principios de los años 2000.

El Gobierno de Trump ya anunció el fin del TPS para los nicaragüenses y prorrogó por seis meses el beneficio para los hondureños. Los 190 mil salvadoreños que disfrutan del beneficio en la actualidad están amparados hasta el 9 de marzo de 2018, fecha en la que concluye la última prórroga otorgada. Sin embargo, las políticas anti inmigrantes de Trump y sus seguidores, amenazan con derogar el beneficio.

Por su parte, la salvadoreña Otilia Velázquez, quien ha vivido por 24 años en Estados Unidos, advirtió que la cancelación del TPS separaría por completo a su familia.

Log in to comment