El año en películas: La supervivencia de Hollywood podría depender de averiguar qué quieren las mujeres

¿Cómo se reordenará la industria en una era posterior a Weinstein?

De muchas maneras, el año 2017 del cine ha sido inestable como el año 2017 en todo lo demás: si los últimos doce meses se pueden reducir a una frase concisa, podría ser una "realineación radical".

El año comenzó en tumulto, con Meryl Streep haciendo un llamando a la estrella de la televisión que había sido recientemente electa como presidente y una metedura de pata en los Oscar cuando "Moonlight" ganó la mejor película después de que "La La Land" fuera anunciado erróneamente como la gran ganadora. El año continuó a buen ritmo, mientras Hollywood cacareaba al azar entre éxitos tremendamente inesperados y "cosas seguras" que tenían éxito igual de dramáticamente.

"La Mujer Maravilla" resultó ser aún más exitosa y misteriosamente profética, mientras su directora, Patty Jenkins, se convirtió en la cineasta más taquillera de todos los tiempos, y los ejecutivos de estudio que han dedicado décadas a adolescentes aprendieron que su audiencia principal está más interesada en una mujer genuinamente convincente que salva el día que en otro tipo de chamaco que hace movimientos. De hecho, mientras Hollywood flaqueaba con fracasos de gran presupuesto como "Baywatch", "Alien: Covenant", la nueva película de "Transformers" y un reinicio equivocado de "Mummy", fueron las audiencias femeninas las que hicieron que la primavera y el verano pudieran sobrevivir, convirtiéndose en masa para ver la acción en vivo de "La Bella y la Bestia", "La Mujer Maravilla" y "Viaje de Niñas" (así como el éxito independiente "The Big Sick" y, más tarde, la seductora dramaturgia sobre la mayoría de edad "Lady Bird").

Lo que hizo el año 2017 aún más mortificante fue cuando se estrenó la gran superproducción del año, no una película, sino una mordaz exposición en el New York Times del ejecutivo de cine Harvey Weinstein y cómo durante años había acosado sexualmente, explotado e incluso asaltado a las actrices y ejecutivas en su órbita. (Weinstein ha negado los cargos de violación y ha disputado muchas de los cuentos de sus acusadoras). A medida que las historias angustiantes caían en cascada -no solo sobre Weinstein, sino también sobre varios hombres en el negocio del entretenimiento- la conexión entre los prejuicios y los puntos ciegos de los guardianes masculinos y el aburrido monocultivo cinematográfico de hombres heroicos y mujeres silenciosas o hipersexualizadas se hizo terriblemente claro.

Cómo se verá Hollywood en la era posterior a Weinstein todavía está en veremos, pero si ese realineamiento no es lo suficientemente radical, la industria experimentó otra sacudida sísmica hace unas semanas, cuando Disney compró 21st Century Fox en un acuerdo que redujo los "Seis Grandes" estudios a cinco, y lanza el futuro de los dramas de rango medio y orientados a los adultos a la incertidumbre. El mismo día que se anunció el trato, Streep, Tom Hanks y el director Steven Spielberg visitaban The Washington Post para hablar sobre su nueva película, "The Post", una producción de Fox que personifica el tipo de película inteligente y entretenida que está aún más en peligro siendo consignado a la televisión o gigantes de streaming como Netflix y Amazon, con Hollywood centrando toda su energía y recursos en dibujos animados y adaptaciones de cómics.

Log in to comment