Sebastian Vettel ganó el Gran Premio de Hungría de la F1 y se mantiene la punta del campeonato

El piloto alemán Sebastian Vettel obtuvo un triunfo agónico en el Gran Premio de Hungría de la Formula 1, tras tener que sobreponerse en dos tercios de la prueba a una avería en el volante, que se le quedaba girado en las rectas.

El germano triunfa gracias a la generosidad de su compañero de escuderia el finlandes Kimmi Raikkonen, que pese a ser más rápido le escoltó paciente hasta la meta y frenó las acometidas de Hamilton.

Vettel toma 14 puntos de nuevo al frente del campeonato, un balón de oxígeno para irse de vacaciones con cierta sensación de alivio. Por fín ganó Ferrari, con doblete incluido, con el presidente Sergio Marchionne en la pista, algo que no había acontecido en dos temporadas y media.

Por su parte, Valtteri Bottas fue tercero gracias a las órdenes de equipo en Mercedes, que le obligaron primero a ceder su plaza a Lewis, y luego a devolvérsela cuando el inglés ya no tuvo ocasión de pasar a los Ferrari. Es del todo ecuánime, aunque no se sabe si práctico para el Mundial ese cuarto puesto de Hamilton, Alonso y Sainz, el duelo del día.

Duelo de españoles

El otro gran punto de interés de las cámaras estuvo en el fantástico duelo protagonizado desde el inicio entre Carlos Sainz y Fernando Alonso. El madrileño se adelantó en la salida fulgurante y tomó la sexta plaza, después de que Verstappen arruinase la carrera a Ricciardo al embestirle y sacarle de la pista. Salió el coche de seguridad y al marcharse, en la vuelta 5, Alonso intentó rebasar a Carlos por fuera en la curva 1, con una defensa agresiva de Sainz que no lo permitió y tocó ligeramente el MCL32. Las quejas de Fernando por radio instaron a los comisarios a revisar la 'jugada', pero no hubo sanción.

En realidad, Alonso nunca estuvo ni emparejado al Toro Rosso. Así se mantuvo todo hasta la primera y única parada, en la vuelta 35. Entraron a boxes a la vez y Fernando, con las gomas nuevas (blandas para ambos) empezó un acoso implacable que culminó en la vuelta 37, por fuera y con la maestría marca de la casa, en la curva 2 de Hungaroring. Luego puso tierra de por medio hasta la llegada y sumó ocho puntos de oro para McLaren, para acumular 10 en el Mundial.

Sainz responde a las dudas de sus jefes con más puntos, son ya 35 por los 4 de Kvyat, que ayer no estuvo tan perdido como otras veces y acabó undécimo. Por su parte, Stoffel Vandoorne pudo finalizar décimo. Arrancaba noveno en parrilla, pero suma su primer punto en 2017. McLaren anota con los dos coches para volver a ilusionarse en que Honda está mostrando brotes verdes y con que 2018 puede ser otra historia, al que llevan tres años esperando en vano.

Log in to comment