Una tendencia que crece, adultos mayores que viven en comunidad

En 2010, ninguna comunidad de covivienda estaba orientada a personas mayores.

Las caminatas de 5 millas, las clases de yoga y las cenas comunales son ahora parte de la rutina de los residentes de PDX Commons Cohousing en Portland, Oregon.

Estas 39 personas (casi la mitad son parejas, pero en gran medida eran desconocidos al principio) comenzaron a relacionarse mucho antes de mudarse a finales de este verano para unirse a una tendencia llamada covivienda (cohousing, en inglés).

"Aquí, llegas y conoces a cada una de las personas y las conoces bien", dijo Steve Fisher, de 63 años, un planificador de transporte retirado quien lidera las caminatas semanales. Fisher y su esposa se mudaron desde San Jose, California, a PDX Commons. "Aquí llegas y saludas a los vecinos, son tus amigos, haces cosas con ellos. Es lo opuesto al aislamiento que a veces se siente en las áreas urbanas".

No es una comuna y no se comparten ingresos, aunque la toma de decisiones es por consenso. La covivienda refuerza el intercambio: una cortadora de césped, herramientas o una lavandería en el lugar, habitaciones para visitantes. Las casas son privadas, agrupadas cerca de un espacio común donde los propietarios se reúnen regularmente para compartir comidas y construir una comunidad.

De las 168 comunidades de covivienda del país, casi todas son intergeneracionales. Pero ahora, a medida que un número creciente de adultos mayores se resiste a la idea de una vida institucional (en un hogar o una casa de vida asistida), la covivienda se ha convertido en una opción atractiva.

En 2010, ninguna comunidad de covivienda estaba orientada a personas mayores. PDX Commons es ahora la decimotercera comunidad del país para el grupo demográfico de 55 años y más. Dos más están en construcción y otras 13 están en las primeras etapas de planificación.

"El interés en la covivienda no solo ha aumentado en general, sino especialmente en el mundo de las personas mayores", dijo Karin Hoskin, directora ejecutiva de la Cohousing Association of the United States, una organización sin fines de lucro que apoya a las comunidades de covivienda en todo el país.

Mientras que los grupos de amigos pueden hablar sobre envejecer juntos, en la mayoría de las comunidades de covivienda, los residentes comienzan como extraños que planean ayudarse mutuamente por el resto de sus vidas. Fisher dijo que parte del proceso de compra de una casa incluye meses de actividades para conocer a la comunidad antes de firmar los papeles.

"Somos personas que tenemos la capacidad de vivir de forma independiente con la intención de unirnos para formar una comunidad", dijo Fisher sobre el grupo con edades comprendidas entre los 57 y 80. "Lo dejamos muy claro: no somos un centro de asistencia".

Trudy Hussman, de 68 años, compró en PDX Commons en junio de 2016 después de retirarse hace dos años.

"Había estado viviendo sola durante mucho tiempo y me sentía bastante aislada desde que me retiré. Me estaba acostumbrando, pero no estaba contenta", dijo. "Empecé a pensar que vivir en una comunidad con otras personas similares sería un antídoto".

Log in to comment