Marshall Moya Design, talento latino que triunfa en DC

La colombiana detrás de la firma de arquitectura empezó desde abajo, pero hoy asume grandes retos profesionales en el Distrito

Paola Moya llegó a Miami desde su país natal, Colombia, cuando tenía 18 años con sus padres y dos hermanos. La vida de inmigrante empezó desde entonces, luego de que la familia comprara un automóvil y emprendiera viaje por tierra hacia Maryland.

Estaba estudiando leyes en su país, pero el destino le tenía deparado un futuro exitoso como arquitecto, que se forjaría con mucho esfuerzo años después. El triunfo era inevitable. Aunque, como muchos latinos recién llegados al país, le tocó empezar desde abajo.

“Mi primer trabajo en EEUU fue dentro de un hotel para perros, pero era muy curioso, porque aunque dije que sí, les tenía fobia, porque me habían mordido cuando pequeña”, relata Paola, quien también reconoce que aquella primera experiencia laboral se transformó en todo un reto para superar sus temores. “De ahí trabajé haciendo delivery de pizzas, luego en un day care, en una firma de abogados, para finalmente ir al Montgomery College y a la Catholic University of America”.

Cuando habla de su formación profesional, la mirada de Moya se llena de orgullo, pues dice con mucha satisfacción haber costeado sus estudios sola, como fruto de su arduo trabajo sin ayuda de nadie, contra viento y marea. “Cuando uno está acá, no tiene recursos como en otros países y también la educación es costosa. Lo que hice al inicio fue ayudar a mi familia los primeros cuatro años hasta que estuvieran bien. Después ahorré dinero para tener algunas clases en Montgomery College. Estudié ahí por dos años, luego ahorré más dinero e hice la transferencia a la universidad. Trabajaba de lunes a viernes, sábados y domingos, pero en la noche iba a estudiar”.

Desde los 23 años, cuando inició su formación en USA, nada la detuvo. “No es fácil para nadie, pero tú vienes acá a triunfar. No vas a tener excusa de no hacer lo que tienes que hacer para sacar a tu familia adelante y tener éxito, aunque hubo gente que me decía que era muy costosa la educación aquí, pero no, yo quería tener mi carrera. Solita la pude pagar, la saqué y ese esfuerzo tan grande me ha ayudado a tener mi compañía”.

En la Catholic University of America hizo el máster en arquitectura y una vez, mostrando su trabajo ante un jurado, su excelencia brilló. Allí dentro de ese grupo de profesionales que la evaluaba estaría su futuro socio. Una de sus frases: “la educación hay que mirarla como una inversión”, estaba por dar frutos.

Cuando Moya terminó su formación académica, ya tenía seis años de experiencia laboral en su área, pues se había fijado como meta involucrarse en empresas vinculadas con arquitectura. Definitivamente un ejemplo de dedicación y empeño. Así fue como en Marshall Moya Design, se encargó de toda la estrategia de crecimiento de de la compañía. En 2009 asumieron el proyecto del Teatro Howard, que inauguraron en tres años después, el centro estudiantil de la Universidad del Distrito de Columbia y otros clientes tan importantes como MGM, pues su firma se encargó de diseñar el National Market, es decir, todo el centro de comida con nueve locales distintos.

Log in to comment