Dos estrategas suramericanos se medirán por el título de la MLS

Ambos conjuntos igualaron a un gol en su único enfrentamiento por ronda regular el pasado mes de junio

El cierre de la temporada 2018 de la Major League Soccer (MLS) se dirigirá en español. Con los equipos ya conocidos para disputar por el trofeo de campeón el próximo 8 de diciembre, Atlanta United y Timbers de Portland se enfrentarán con la misión de cerrar con éxito el ciclo del calendario en curso, situación particular porque se tratará de una definición con netamente manejada por entrenadores suramericanos.

Del lado del conjunto de Georgia, el argentino Gerardo Martino buscará acabar de manera perfecta con una campaña en la que los suyos no bajaron la marcha, siendo uno de los cuadros con la ofensiva más temible de toda la liga, perfilándose desde temprano como favoritos al título.

Mientras, por los de Oregon se asoma Giovanni Savarese. El venezolano, quien poco a poco fue sumando experiencia dentro del balompié estadounidense por sus distintas categorías hasta finalmente establecerse en el máximo nivel, irá por el golpe en la mesa, entendiendo que su conjunto no era, al menos en el papel, el cuadro a vencer.

El reto para estos últimos será hacerse con el trofeo en territorio ajeno, pues la final se llevará a cabo en el Mercedes Benz Stadium, casa del Atlanta United.

Un hombre de fútbol

Para Martino, su labor en Atlanta no es poca cosa. Ya son 20 años para el Tata como dirigente, en una carrera que comenzó en su natal Argentina al frente de Almirante Brown. El sueño se cumplió en todos los ámbitos pese a que los resultados no siempre fueron los esperados.

No obstante, fue fuera de casa, en Paraguay específicamente, que su fútbol lo catapultó al máximo nivel. Con su incursión en el balompié albirrojo en 2002 con Libertad, inició para él un ciclo inolvidable que lo llevó a encargarse posteriormente del equipo estrella de ese país: Cerro Porteño. Los triunfos no estuvieron ajenos, por lo que desde la federación de fútbol de dicho país se le siguió muy de cerca para hacer una oferta más que tentadora para encargarse de la selección paraguaya en 2006, en el comienzo del ciclo con miras al Mundial de Suráfrica 2010.

El trayecto de la Albirroja en la eliminatoria fue para enmarcar, obteniendo con comodidad el boleto a la Copa del Mundo, donde hicieron su mejor actuación, elevando a Martino a un lugar en el que ningún otro director técnico había llegado, pues alcanzó la instancia de cuartos de final por primera vez con este país, hito que no ha sido igualado hasta la fecha.

Luego de un tiempo, volvió al mundo de los clubes, con una pasantía irregular a cargo del FC Barcelona de España, con el que quedó en deuda tras los desaciertos en el planteamiento táctico de un conjunto acostumbrado al manejo constante de la esférica, pero que con el argentino había olvidado parte de su filosofía.

Sin embargo, esta experiencia le abrió las puertas de la selección de su país. En 2014 y tras la final alcanzada por la Albiceleste en Brasil, Tata sustituyó a Alejandro Sabella, en un cargo que no resultó como lo había planificado, siendo marcado por dos finales perdidas en Copa América, obligándolo a presentar la renuncia en 2016.

Ahora, su paso por el fútbol estadounidense le brinda una nueva oportunidad de brillar y de demostrar que su juego exitoso del pasado vuelve a estar vigente.

Inicio prometedor

Para Giovanni Savarese, lo que viene a continuación es producto de un talento innato. El venezolano apenas se hizo cargo de la franquicia de Portland en 2017, su primera incursión en la máxima categoría del balompié de los Estados Unidos, luego de haber estado al frente del histórico Cosmos de Nueva York a partir de 2012.

Antes, Savarese estudió a fondo el desarrollo la disciplina en Norteamérica, enfilándose en las categorías menores de Red Bulls de Nueva York.

Su manera de ver las cosas y tratar la evolución de los más pequeños en pro de una carrera larga y exitosa, le valió el llamado por parte de la US Soccer para formar parte de su cuerpo de dirigentes en su nivel sub-17, instancia previa y de mucho tacto para dar el salto eventualmente al profesional.

En la MLS, su inteligencia y estudio le permitió abrirse camino con rapidez entre los dirigentes, poniendo a su conjunto en el mapa al alcanzar la mayor cifra de compromisos sin perder (17) en la historia de la liga.

Frente a Atlanta, en un antecedente que no escapa del morbo del análisis, igualaron a un tanto el pasado 24 de junio.

Log in to comment