Más tiroteos y desastres naturales… ¿están listos los hospitales?

Eran las 3:35 a.m. y las llamas de un tremendo incendio forestal en el norte de California alcanzaron la parte trasera de un hospital de Santa Rosa.

En tres horas, el personal evacuó a 122 pacientes a otras instalaciones, algo que nunca antes habían estado siquiera cerca de hacer. Las ambulancias aceleraron con algunos de los pacientes más enfermos; los autobuses urbanos recogieron a los que quedaban atrás.

Con las líneas telefónicas carbonizadas y la comunicación restringida, los doctores y las enfermeras lucharon por descubrir a quién enviaron adónde, obligados a agudizar su ingenio incluso cuando algunos de sus propios hogares se estaban incendiando, y sus familias huyendo.

Esto no estaba exactamente cubierto en sus entrenamientos de rutina, meticulosamente ejecutados, ni en los videos de preparación para desastres.

"Uno nunca sabe cómo reaccionará hasta que llega tu destino... hasta que el destino te golpea en el hombro", dijo el doctor Josh Weil, médico de emergencias de Kaiser Permanente en Santa Rosa, quien dirigió la operación de evacuación del hospital el 9 de octubre.

Durante 2017, los hospitales de Estados Unidos se vieron acosados ​​por un número inusual de calamidades: incendios que azotaron el norte y el sur de California; huracanes que desplazaron a miles en Houston, Florida y Puerto Rico; el tiroteo masivo más mortífero= en la historia moderna que mató a 58 personas e hirió a más de 500 en Las Vegas; y el ataque en un hospital del Bronx en el que un médico apuntó con un arma a sus ex colegas, causando la muerte de uno y heridas a seis.

En todo el país, los desastres naturales se han vuelto más frecuentes y más mortales; y la masacre de los tiroteos masivos se parece a un campo de batalla. En algunos casos, estas crisis son más severas y complicadas de lo que la mayoría de los hospitales, especialmente los más pequeños, están preparados para enfrentar, y los expertos dicen que es hora de alistar a las instalaciones.

"La probabilidad que cualquier hospital esté involucrado en un evento inusual está en aumento", dijo el doctor Carl Schultz, profesor emérito de medicina de emergencia y salud pública en la Universidad de California-Irvine. "Todos los hospitales son potencialmente vulnerables", dijo, y "hay más presión para que estén preparados".

Ese es el caso, agregó, a pesar que los hospitales generalmente carecen de los recursos y la financiación para actualizar sus planes de desastres.

En el nuevo año, los hospitales que respondieron a tragedias descomunales en 2017 están reevaluando sus planes a la luz de sus dolorosas experiencias. A continuación, hay algunos ejemplos instructivos:

Hacer un seguimiento de los pacientes

En el norte de California, miembros del personal del hospital Kaiser en Santa Rosa se apresuraron a limpiar sus salas mientras se aproximaba el feroz fuego Tubbs. (Kaiser Health News, que produce California Healthline, no está afiliado a Kaiser Permanente).

El plan original era anotar los detalles del brazalete de identificación de cada paciente desplazado para que el hospital pudiera confirmar luego que los pacientes habían llegado a otros hospitales de manera segura. Pero con el fuego acercándose rápidamente, fue evidente que esto tomaría demasiado tiempo, dijo Weil.

Log in to comment