Ciencias de Computación, la profesión del presente y del futuro

Raymar Duprey, científico de computación, explica los requisitos y beneficios de la programación.

El verano está en pleno apogeo pero son varias las emociones que se experimentaron durante la época de graduaciones que iniciaron la temporada caliente, y con ello, las preguntas sobre qué estudiar invaden las mentes de muchos jóvenes que están cerca del momento en que deben elegir un camino. Pero más que seleccionar una carrera, se trata de estar a tono con el mercado laboral actual, uno que proyecta un aumento significativo en el campo de las ciencias de computación.

Esta profesión conlleva habilidades analíticas y de concentración.

“Incluye pasos como identificar un problema, investigar, crear una hipótesis y luego llegar a una conclusión. Es como las matemáticas, te presentan varios problemas que requieren usar la lógica para resolverlos”, describió Raymar Duprey, quien lleva aproximadamente tres años trabajando como programador para la Oficina del Censo, en Washington, DC.

“Mi interés por las computadoras surgió de mi padre. Él es ingeniero mecánico y siempre me ha enseñado sobre cómo funcionan las cosas. Desde pequeño yo preguntaba de todo y mis padres pueden dar fe de eso. A medida que iba estudiando, iba aprendiendo y aumentando mi interés”, explicó.

Sin embargo, aunque la programación de computadoras se puede realizar desde cualquier parte del mundo, las personas que deseen emprender esta profesión deben considerar algunos de sus requisitos.

“Lo primero es que deben tener interés, pero también que les guste enfrentarse a problemas y solucionarlos. Que tengan motivación propia y cuenten con el deseo de mantenerse actualizados con las ultimas herramientas tecnológicas”, agregó.

¿Qué hacen los programadores de computadoras?

Según la Oficina de Estadísticas Laborales del Departamento del Trabajo de Estados Unidos, los programadores de computadoras escriben códigos para crear programas informáticos.

Convierten los programas creados por diseñadores de software en instrucciones que una computadora puede procesar. De hecho, si un programa no funciona correctamente, revisan el código en busca de errores y los solucionan.

El crecimiento proyectado de empleo en estas áreas de informática se debe a la demanda en el desarrollo de nuevas aplicaciones para la tecnología móvil, por el desplazamiento de lo análogo a lo digital y la innovación de dispositivos computarizados derivados de la Era Digital.

“En lo personal, esta profesión me ha ayudado a resolver problemas cotidianos porque utilizas los mismos procesos para programar. Cuando estás resolviendo un problema o situación buscas diferentes formas para lograrlo. Cuando finalmente lo logras, sientes una gran satisfacción” explicó el informático.

Una forma de desarrollar ventaja competitiva es aprendiendo a escribir programas en distintos lenguajes de computadora, como C ++ y Java.

Además, se debe tener en cuenta que el ambiente laboral suele ser sedentario, es decir, usualmente se trabaja solo y frente a una computadora. No obstante, la Oficina de Estadísticas Laborales reportó que para el año 2017 el salario promedio de los programadores fue de $82.240.

Más oportunidades para las mujeres

Por otro lado, el Centro Nacional para la Mujer y la Tecnología de la Información (NCWIT, por sus siglas en inglés), estimó que, en el año 2017, el 26% de la fuerza laboral en informática está compuesto de mujeres, en donde solo 1% está compuesto de mujeres hispanas.

Ante este panorama es necesario despertar el interés desde temprana edad en la mujer.

Esto ayudaría a aumentar las estadísticas de mujeres que optan por crear más visibilidad en una profesión dominada mayormente por hombres.

El Centro también promueve la campaña titulada “TECHNOLOchicas”, que tiene como objetivo inspirar a jóvenes latinas y a sus familiares para que consideren estudiar carreras relacionadas con la tecnología.

“Hay varias mujeres destacadas en la historia de la programación. Yo pienso que es una carrera buena para las mujeres porque ellas tienden a ser responsables y firmes para la toma de decisión; al menos esa fue mi experiencia mientras estudiaba”, subrayó Duprey quien es egresado de la Universidad Interamericana, en San Germán, Puerto Rico.

Sobrepasando barreras culturales

A pesar de la demanda en esta profesión debido a cómo la tecnología está cambiando el mundo, aun no se ha categorizado como las primeras opciones de estudio entre los latinos.

“Creo que es algo cultural. Algunos padres piensan que las carreras exitosas son solamente las de medicina, ingeniería o leyes, porque son con las que se sienten más familiarizados. Antes no se hablaba tanto de la tecnología como profesión porque no era tan accesible”, añadió.

Actualmente, Duprey se encuentra desarrollando una plataforma en donde las personas pueden crear su propia página de internet y utilizar tecnologías para hacer crecer su negocio.

Al preguntarle sobre cómo se siente representando a Puerto Rico en la capital estadounidense, el profesional respondió que “siempre se extraña la playa y la comida, pero llegar hasta aquí me hace sentir muy orgulloso. Tener una cultura y un lenguaje diferente no debe limitarte para lograr tus sueños”, concluyó.

Log in to comment