La indignación aumenta mientras el gobierno federal mantiene detenidos a 2,000 niños sin un plan para reunificarlos con sus padres, y sin transparencia en torno a su cuidado

Washington, DC – El volumen de la cobertura, el ritmo de los desarrollos y las montañas de desinformación de parte de la administración Trump dificultan enfocarse en los datos esenciales de la crisis de separación familiar:

  1. Más de 2,000 niños permanecen encerrados

  2. La administración Trump no tiene ningún plan serio para reunir a estos niños con sus padres

  3. La administración sigue manteniendo la secretividad en torno a la detención de estos menores

A continuación una declaración del director ejecutivo de America’s Voice, Frank Sharry:

“La administración Trump le arrebató estos niños a sus padres, los colocó bajo custodia federal y ahora los mantiene encerrados secretamente. Se trata de un problema creado por esta adminstración, ellos son los responsables y tienen que corregirlo. Ya basta de su campaña de relaciones públicas y de ofrecer falsas garantías de que todo está bien. ¿Cómo están los niños? ¿Cuándo se les abrirán las puertas a nuestros funcionarios electos, a los grupos de ayuda y a la prensa? ¿Cuál es el plan para la reunificación? ¿Cuáles son los marcos de tiempo? ¿Quién es responsable? ¿Cuándo el Congreso republicano piensa ejercer algún tipo de supervisión? ¿Cómo puede ayudar el público? Hasta que estos niños vuelvan a estar en brazos de sus padres, no podemos descansar. La única forma en que esta cruel y mentirosa administración hará algo real es si mantenemos la presión pública”.

El ex director interino de ICE, John Sandweg, teme que algunos de estos niños detenidos serán separados de sus padres permanentemente. Y la administración Trump está rechanzado potenciales fuentes de recursos adicionales y de asistencia para apoyar a los niños y reunificar a las familias. Por ejemplo, rechazó concederle un permiso a la Cruz Roja para ayudar con sus recursos y conocimientos.

Sharry concluyó señalando que “excluir al público y mantener secretamente encerrados a estos niños, incluyendo bebés, infantes y niñas no ofrece ningún tipo de tranquilidad. Filtrar la formación de un grupo especial en el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) no constituye una estrategia para reunificar familias. Tratar de cambiar el tema para colocarlo a los pies de los tribunales y del Congreso no es una estrategia que absuelva a la administración Trump de su responsabilidad en el tema de los más de 2,000 niños que fueron arrancados de los brazos de sus padres y que ahora se encuentran bajo custodia federal. Queremos respuestas. Queremos resultados. Queremos transparencia. Y ahora mismo no tenemos ninguno de estos”.

Log in to comment