Recrudecimiento de políticas migratorias impacta en las escuelas públicas

El Centro Woodrow Wilson en Washington abrió un diálogo para discutir la situación en las escuelas

El recrudecimiento de las políticas migratorias puesto en marcha por la administración de Donald Trump ha remecido el entorno de las escuelas públicas a nivel nacional, en especial en aquellos distritos escolares con fuerte población de inmigrantes.

A manera de comprender este fenómeno el tanque de pensamiento Centro Woodrow Wilson, en Washington DC, invitó la semana recién pasada a un grupo de expertos de todo el país para profundizar en la problemática, en un foro donde asistieron representantes de escuelas públicas, académicos e investigadores del área metropolitana.

Bajo el título: “El impacto del reforzamiento de las políticas migratorias enseñando y aprendiendo en las escuelas públicas”, este respetado centro de análisis sentó en la mesa a cinco peritos que expusieron sus tesis con estudios levantados sobre el terreno en este tema.

Patricia Gándara, del Proyecto de Derechos Civiles, de la Universidad de California en Los Ángeles, UCLA; abrió las ponencias seguida de Shena Sánchez, también de la universidad californiana, quienes ahondaron en el impacto del reforzamiento de las políticas migratorias, no solo en la población estudiantil sino también en los maestros.

Julie Sugarman, del Instituto de Políticas Migratorias, abonó sobre los alcances de la ley federal y el rol de las escuelas y sus distritos, la especialista hizo una revisión del impacto de la política migratoria y el resurgimiento de Ciudades Santuarios, desde el triunfo de Donald Trump como medida de gobiernos locales para contener la presión no solo en los entornos escolares sino en las comunidades donde se corre riesgos de perder la confianza ganada en largo tiempo con las policías locales.

“Lo específico de cada declaración (de Ciudad Santuario) difiere, pero la mayoría incluía una política según la cual las escuelas no cooperarían con los agentes de inmigración a menos que tuvieran una orden judicial, citación u orden de un juez”, explica Sugarman.

Es conocido que en las Ciudades Santuarios hay una total coordinación para proteger la información sensible de sus residentes, en este caso aplica a alumnos inmigrantes y sus familias, esto se contrapone a otras jurisdicciones donde hay mayor disposición para cooperar con el Departamento de Seguridad Nacional, DHS, y otras agencias federales.

Otro matiz del problema de las deportaciones y el impacto en la educación lo puso el académico, Bryant Jensen, de la Universidad Brigham Young, en UTA, quien ha estudiado el impacto en los estudiantes escolarizados en Estados Unidos y que se ven forzados a regresar a México u otros países centroamericanos, muchos de esos niños y jóvenes son ciudadanos estadounidenses, que vuelven con sus padres cuando estos son deportados.

El foro cerró con la ponencia de Lily Eskelsen García, de la Asociación Nacional de Educadores, quien planteó a la nutrida concurrencia como una testigo presencial del impacto de las políticas migratorias de Trump.

“No hay ninguna duda que la administración de Donald Trump tiene una disposición racista de cara a la inmigración y los estudiantes en nuestras escuelas lo están sufriendo”, acotó la educadora.

Patricia Gándara de la UCLA, con datos en mano muestra los resultados de un estudio piloteado por el centro académico californiano que permite apuntar que la situación está impactando a la población educativa en conjunto.

Una encuesta realizada a nivel nacional en 730 escuelas de 24 distritos escolares en 12 estados, exploró en profundidad el impacto de esas políticas migratorias en la población educativa.

“Son datos proporcionados por 3 mil 500 encuestas. Cientos de encuestados nos dijeron que sus estudiantes inmigrantes, nacidos o no en Estados Unidos, están aterrorizados por sus familias y amigos, y ocasionalmente ellos mismos que pueden ser capturados por ICE, en ese contexto es muy difícil para los estudiantes aprender y para los maestros enseñar”, explicó la académica de UCLA.

A la vez indicó que el resultado del estudio indica que el 90 por ciento de los educadores encuestados les reportan que han observado problemas emocionales, ansiedad y otros disturbios en los estudiantes inmigrantes.

Durante la rueda de preguntas, funcionarios escolares involucrados en la problemática destacaron la importancia de este foro que toca de manera novedosa el tema de la educación y el impacto en las escuelas con fuerte población inmigrante.

Log in to comment