11 mitos y verdades sobre la gripe

MITO: La gripe puede incluir síntomas gastrointestinales, como náuseas, vómitos y diarrea.

VERDAD: Muchas veces, el término "influenza estomacal" (gastroenteritis viral) se usa para describir enfermedades que se presentan con náuseas, vómitos o diarrea. Si bien a veces estos síntomas pueden relacionarse con la gripe o influenza, más frecuentemente en niños que en adultos, estos problemas rara vez son los síntomas principales de la influenza. La gripe es una enfermedad respiratoria, no una enfermedad estomacal o intestinal.

MITO: No es posible transmitir la gripe si uno se siente bien.

VERDAD: Casi el 30 por ciento de las personas portadoras del virus de la influenza no tienen ningún síntoma.

MITO: Si tiene gripe con fiebre alta que dura más de un día o dos, puede que necesite antibióticos.

VERDAD: Los antibióticos son efectivos contra las bacterias, pero no son efectivos para tratar las infecciones virales como la gripe. Sin embargo, las infecciones bacterianas pueden ocurrir como una complicación del virus de la gripe. Si a usted le parece que sus síntomas de gripe persisten o empeoran, vaya a ver a su médico.

MITO: Si contrae la gripe, quiere decir que la vacuna no fue efectiva.

VERDAD: A diferencia de las vacunas que ofrecen el 100 por ciento de protección, como las vacunas contra el sarampión y la polio, la vacuna antigripal solo tiene aproximadamente un 60 a 90 por ciento de efectividad. Esto se debe a que cada año circulan múltiples cepas del virus de la gripe y a los investigadores les resulta difícil predecir exactamente cuáles serán las cepas dominantes. Existe la posibilidad de que, después de recibir la vacuna antigripal, uno se infecte con una cepa no incluida en la vacuna de ese año. Pero la vacuna será parcialmente efectiva y usted tendrá síntomas más leves.

MITO: Lo único que se necesita para estar protegido contra la gripe es recibir la vacuna antigripal.

VERDAD: Aparte de vacunarse, usted puede aumentar al máximo la protección contra la gripe o influenza si se lava las manos con frecuencia y evita entrar en contacto con personas enfermas de gripe. Si usted estuvo expuesto a la gripe antes de recibir la vacuna, pregúntele a su médico sobre los medicamentos antivirales.

Log in to comment