DC busca un director que ponga orden a la vida noctura en la ciudad

La cantidad de restaurantes y bares en Washington ha aumentado de 1.729 en 2006 a casi 2.300, según datos de 2016 de la Oficina de Estadísticas Laborales.

Las aplicaciones para convertirse en el primer director de vida nocturna de Washington han estado llegando a la oficina de la alcaldesa Muriel Bowser desde todas partes del país y del mundo.

Apenas unas semanas después de iniciar la búsqueda, la oficina de la alcaldesa dijo que ha recibido más solicitudes para este trabajo que cualquier otra posición en el gabinete.

El nuevo director de la novísima Oficina de Vida Nocturna y Cultura del Distrito de Columbia estará a cargo de “la economía después de las horas de trabajo” y todo lo que conlleva: quejas de ruidos fuera de las horas de trabajo, delitos, limpieza de calles, congestión de tráfico y, por supuesto, ratas.

“Este trabajo, hermano. La gente está entusiasmada con eso. En todo el país, del otro lado del océano”, dijo Lindsey Parker, subjefe de personal de Bowser. “Hemos recibido un grupo muy diverso de currículums”.

El concepto de tener un funcionario de gobierno nocturno, cuyo trabajo es crear orden desde el caos de la vida nocturna, no es nuevo.

Otras ciudades como Nueva York, Londres, Orlando, incluso las más pequeñas como Iowa City han creado tales posiciones. Varían en título (alcalde nocturno, zar nocturno, administrador nocturno) y responsabilidades. Algunos, como el zar nocturno de Londres, trabajan solo medio tiempo.

En Washington, será un trabajo de tiempo completo, con horas extrañas.

“No habrá un horario normal”, dijo Parker. “Estoy seguro de que esta persona tendrá muchas reuniones entre las 12:00 p.m. y las 5:00 p.m., pero también tendrá residentes que quieran reunirse y mostrarle el problema de las ratas que están viendo en el callejón cercano a las 9:00 p.m. o 10:00 p.m.”.

Todos los establecimientos que estén abiertos entre las 5 p.m. y las 2 a.m., incluidos bares, restaurantes, teatros, clubes, espacios de arte y más, se considerarán parte del alcance del director.

Se espera que la persona designada trabaje con otras organizaciones, incluida la policía de la ciudad, el Departamento de Transporte y el Departamento de Obras Públicas para tratar los tipos de problemas que tienden a surgir al anochecer.

Esto puede significar acordonar un área donde los servicios de transporte como Uber y Lyft pueden recoger a los clientes fuera de los bares sin bloquear el tráfico. O ayudar a facilitar la transición de un vecindario que solía ser en gran parte residencial y ahora está atrayendo nuevos negocios y clientes ruidosos.

“Lo que buscamos en este director es alguien que realmente conoce la ciudad, comprende su historia y su crecimiento, y entiende que estamos tratando de resolver desafíos difíciles en áreas que no solían tener bares y restaurantes operando en las noches”, dijo Parker.

La cantidad de restaurantes y bares en Washington ha aumentado de 1.729 en 2006 a casi 2.300, según datos de 2016 de la Oficina de Estadísticas Laborales.

La industria hotelera de la ciudad mueve alrededor de $7.500 millones anuales, dijo Parker, y cada día se solicitan más licencias de licor. Los bares y restaurantes generaron alrededor de $3.800 millones en ingresos en 2017, y emplean a aproximadamente el 9 por ciento de los trabajadores de Washington. Durante la próxima década, se proyecta que ese número crezca un 6 por ciento, según la Asociación Nacional de Restaurantes.

Log in to comment