Adrián Beltré termina su carrera en MLB y apunta al Salón de la Fama

Fue un cierre digno para un elemento de 39 años que meditaba el retiro hacía un tiempo

La asignatura pendiente

La gran deuda que el dominicano tiene con el béisbol, o que el béisbol tiene con él, ha sido el de un título de Serie Mundial. Muy cerca estuvo de lograrlo con los Rangers, pero los Cardenales de San Luis tuvieron la última palabra en el 2011, una definición que será recordada para siempre, pues los tejanos estuvieron a un strike de coronarse en el sexto juego.

El anillo de campeón que jamás logró obtener pasará como la tarea que no completó, pero eso no mancha una carrera óptima en la que su nombre no dejó mal a ningún dirigente ni compañero, con los Dodgers de Los Ángeles como primera oportunidad en la MLB en 1998 para luego pasar a jugar en la Liga Americana con los Marineros de Seattle en 2005, Medias Rojas de Boston en 2010 y Rangers a partir de 2011.

Su despedida, aunque con la nostalgia de saber que un jugador de su talla ahora verá el deporte desde la tribuna, también abre una nueva puerta, la del Salón de la Fama de Cooperstown, caso que luce casi seguro por sus logros, por su disciplina, su respeto al juego y los rivales, así como la forma en que batazo a batazo y out a out fue destacando y elevándose sobre el resto del universo que hace vida en las Grandes Ligas.

Log in to comment