Hay más niños sin cobertura médica, y los latinos son los más afectados

Debido a que casi todos los niños de bajos ingresos son elegibles para Medicaid o para el Programa de Seguro de Salud Infantil (CHIP), el desafío es asegurarse de que los padres reciban información sobre estos programas, averigüen si son elegibles, los inscriban y los mantengan registrados, dijo Alker.

El Congreso tardó varios meses en aprobar el financiamiento del programa CHIP en 2017, por lo que muchos estados tuvieron que alertar a los consumidores sobre posibles congelamientos en la inscripción. El Congreso restauró la financiación federal a principios de 2018.

Además, el año pasado, las familias de bajos ingresos fueron bombardeadas por noticias sobre la intención del Congreso de derogar la ley de salud, que logró extender la cobertura a millones de personas. En los últimos dos años, la administración Trump ha recortado los fondos para los navegadores del Obamacare, que ayudan a las personas a inscribirse para tener seguro de salud.

Alker también señalo como algo negativo la propuesta de septiembre de la administración Trump, conocida como "carga pública", que podría dificultar que los inmigrantes con papeles obtengan la residencia permanente (Green card o tarjeta verde) si recibieron ciertos tipos de asistencia pública, incluidos Medicaid, cupones de alimentos y subsidios para la vivienda. La tarjeta verde les permite vivir y trabajar permanentemente en los Estados Unidos.

OLE Health, un gran proveedor de servicios de salud con sede en Napa Valley, California, que atiende a muchos inmigrantes, dijo que ha visto a los pacientes retirarse de Medicaid en el último año. La directora ejecutiva, Alicia Hardy, dijo que muchos han abandonado la cobertura por temor a que la ayuda pueda poner en peligro su estatus migratorio.

"Tienen miedo de ser deportados", dijo.

Estos eventos pueden haber influenciado para que las familias sacaran a los niños de las coberturas. "La alfombra de bienvenida ha sido retirada y, como resultado, vemos más niños sin seguro", agregó Alker.

Y concluyó que la forma más fácil de cambiar la tendencia sería que más estados expandieran Medicaid. Catorce estados aún tienen que hacerlo. Aunque la expansión impacta en gran medida a los adultos, cuando los padres se inscriben, es probable que también inscriban a sus hijos.

La cobertura de KHN de los problemas de salud de los niños es apoyada en parte por la Fundación Heising-Simons.

Log in to comment