Uso de epidural preocupa a mamás con problemas de adicción

La mayoría de las mujeres sin antecedentes de adicción no experimentan estas sensaciones cuando se les administra anestesia con opioides, explicó la doctora Jennifer Lucero, jefa de anestesiología obstétrica del Centro Médico de la Universidad de California-San Francisco. En cualquier momento en que una mujer que no se está recuperando pide una epidural sin fentanilo (generalmente por la preocupación de la madre por el bebé), Lucero explica por qué lo usan.

Dijo que el fentanilo le permite al anestesista equilibrar el agente anestésico en la solución, por lo que las mujeres no sienten tanto dolor por las contracciones, pero aún pueden sentir la presión y pueden mover las piernas un poco o moverse en la cama durante el trabajo de parto.

Una vez que explica cómo funciona, y les asegura que el opioide no tendrá ningún efecto en su feto, la mayoría de sus pacientes optan por mantener el fentanilo en la solución epidural.

Pero los médicos han estado tratando de reducir la administración de opioides durante el trabajo de parto y después, para aliviar el dolor.

Durante años, las mujeres que tuvieron un parto vaginal normal fueron enviadas a casa con un suministro de Norco, Percocet u otro opioide para 30 días, dijo Lucero.

Si bien la mayoría de las personas que reciben un frasco de píldoras cuando salen del hospital no desarrollan dependencia o una adicción, algunas lo harán. Cuando a un paciente se le recetan opioides para el dolor a corto plazo, el riesgo de uso crónico comienza a aumentar a partir del tercer día de la receta, según un informe publicado el año pasado por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC). Un estudio realizado este año sugiere que cada semana de uso de opioides aumenta el riesgo de abuso.

Apenas en 2017, a las mujeres después del parto se les recetaba rutinariamente suministros de opioides para tres a cinco días, incluso después de un parto vaginal sin complicaciones. Un estudio publicado ese año, realizado con 164,720 mujeres de Pennsylvania con Medicaid, que dieron a luz por vía vaginal encontró que el 12% volvió a tener una receta de opioides después de haber dado a luz, aunque la mayoría no tenía una necesidad médica clara de un analgésico, como desgarres vaginales o episiotomía.

Ahora, los obstetras están emitiendo nuevas pautas para los pacientes, dijo Lucero, y están tratando de recetar cantidades limitadas de opioides, y solo después de la cirugía, a las mujeres que han tenido una cesárea.

Nicole Veum terminó siendo una de esas mujeres. Después de ser trasladada al segundo hospital durante la evacuación por los incendios forestales, pasó otras 12 horas en las primeras etapas del parto, pero no estaba progresando. Ella accedió a una cesárea.

Después del nacimiento de su hijo, los médicos la enviaron a casa con una botella de Percocet, otro opioide. Le dijeron que, si le preocupaba poder mantener su sobriedad, podría hacer que su esposo o un amigo controlaran la dosis.

Pfeifer, el médico especialista en adicciones, dijo que en una situación como esa, enviar a Veum a casa con unas pocas pastillas de Percocet, o incluso sugerir que tomara solo ibuprofeno, hubiera estado bien.

Log in to comment