Hallan drogas peligrosas en suplementos de venta libre

Todo el mundo ha visto los anuncios o los productos en los estantes.

Un suplemento dietético que promete delgadez, sin hacer dieta ni ejercicio. O el que los convertirá en la envidia de otros levantadores de pesas en el gimnasio. Ni que hablar de los que ayudan a mejorar el desempeño en la cama.

Sus etiquetas dicen que son seguros y totalmente naturales. Pero, ¿lo son realmente?

Muchos de estos productos contienen ingredientes farmacéuticamente activos no aprobados y no regulados, según un estudio publicado en JAMA Network Open. Los autores escribieron que estas sustancias representan "un grave problema de salud pública".

Investigadores del Departamento de Salud Pública de California (CDPH) hallaron que, de 2007 a 2016, 776 productos comercializados como suplementos dietéticos contenían ingredientes activos ocultos que no son seguros o no están estudiados. Entre ellos, la dapoxetina, un antidepresivo que no está aprobado en los Estados Unidos; y la sibutramina, que se incluyó en algunos suplementos para bajar de peso, pero fue prohibida en el mercado estadounidense en 2010 porque aumentaba el riesgo cardiovascular.

"Es delirante siquiera maginar lo que está sucediendo", dijo el doctor Pieter Cohen, profesor asociado de medicina de la Cambridge Health Alliance en Massachusetts. Cohen no participó en el estudio, pero escribió un comentario publicado junto con la investigación.

Los hallazgos de los investigadores de California se basan en el análisis de una base de datos de la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) que identifica a aquellos suplementos "contaminados". Corey Egel, vocero del CDPH dijo en un correo electrónico que "este estudio sienta las bases para que la FDA y otras agencias continúen investigando, para frenar la fabricación, importación, distribución y venta ilegal de suplementos dietéticos adulterados".

Cuando un producto está contaminado o adulterado significa que contiene ingredientes activos que no figuran en la etiqueta y que están fuera del radar de la FDA.

La FDA no clasifica a los suplementos dietéticos como medicamentos. Los considera alimentos. Incluyen vitaminas, minerales y productos botánicos, entre otros. No están diseñados para tratar o prevenir enfermedades y no están sujetos a pruebas de seguridad y eficacia previas a la comercialización, como ocurre con los medicamentos.

La base de datos de la FDA hizo un seguimiento de los problemas que surgieron durante la "vigilancia posterior a la comercialización", una vez que los frascos ya estaban en los botiquines de los consumidores, como, por ejemplo, quejas por efectos secundarios. Estos problemas suelen generar cartas de advertencia de la FDA e incluso que la agencia solicite al fabricante que retire el producto del mercado.

Con un estimado del 50% de los estadounidenses consumiendo algún tipo de suplemento, los investigadores señalan que la industria de $35 mil millones es un gran negocio.

Pero Duffy MacKay, vicepresidente senior para asuntos científicos y regulatorios en el Consejo para la Nutrición Responsable, que representa a la industria, indicó que, con entre 50,000 y 80,000 etiquetas de suplementos en el mercado, 776 productos contaminados es grave pero no muestra que sea un problema generalizado.

Log in to comment