Cuatro acciones que ayudarán a “resucitar” el planeta

Reducir emisiones, implementar energías renovales, hacer economía circular y practicar modelos sostenibles de movilidad, son solo cuatro iniciativas que ayudarán a "revivir" el planeta.

El domingo de Pascua, cuando termina la Semana Santa y se da inicio a un nuevo ciclo en la iglesia católica, los fieles hacen propósitos de cambio motivados por la resurrección de Jesucristo.

Una motivación similar debería llevar a los ciudadanos a generar un cambio para revivir un planeta que está moribundo por cuenta del maltrato al que ha sido sometido por las manos del hombre.

Si bien el trabajo no será fácil, pues los “pecados” cometidos son muchos, también son diversas las cosas que se pueden hacer y en las cuales los ciudadanos tanto del común, como aquellos que se dedican a realizar una actividad industrial o comercial han comenzado a tomar conciencia.

Trabajar en la economía circular, optar por las energías renovables, hacer uso de la movilidad eléctrica y reducir emisiones; son solo cuatro de las acciones que se pueden emprender para ayudar al planeta a respirar y tomar un nuevo aire.

En el primer caso, un informe de la ONU Medio Ambiente indica que con la economía circular se podría reducir entre un 80 y un 99 por ciento los desechos industriales en algunos sectores y entre un 79 y un 99 por ciento las emisiones de los mismos. Pero, ¿qué es la economía circular? Este proceso no es otra cosa que cerrar los ciclos, por lo que se hace necesario cambiar la forma en la que se produce y se consume, pues hoy la economía es lineal, de extracción-producción-consumo y desperdicio.

Lo más grave es que las proyecciones apuntan a que la producción de basura aumentará alrededor de 25 por ciento en América Latina y el Caribe para el 2050, de acuerdo con los análisis de la misma organización. Se requiere reducir el uso y la extracción de los recursos naturales y esto conlleva la disminución de residuos.

Y es que el panorama no es alagador. Si el mundo continúa con los patrones actuales de consumo y producción y se analiza el aumento de la población, la ONU estima que se van a necesitar tres veces más recursos naturales que los que se requerían en el 2015.

Ante esta realidad, el llamado es a reparar, reciclar, reutilizar y refabricar; es decir, a tener una economía circular y empezar a pensar si realmente se requiere comprar algo antes de repararlo, si se puede reutilizar un producto antes de comprar otro nuevo y cambiar los hábitos validando estilos de vida más sostenibles.

Energías renovables

Otra de las acciones para tratar de revivir el medio ambiente y de esta forma darle un respiro al planeta en busca de su resurrección, es el uso de energías renovables. Cada día es mayor el número de países y de empresas que trabajan en la generación de energías más limpias, dentro de ellas; las renovables.

Este se convierte en un tema determinante, pues hace apenas un par de meses BP, la multinacional británica de hidrocarburos, dio a conocer un estudio según el cual la demanda de energía crecerá más de un tercio durante las próximas dos décadas, principalmente en las economías emergentes.

Este es un buen motivo para incentivar la implantación de energías renovables, las cuales pueden beneficiarse con este crecimiento ya que se estima que habrá un incremento de 7,1 por ciento anual en energías limpias de aquí a 2040.

De acuerdo con un análisis de Forbes, los países que más han avanzado hacia la transición limpia en búsqueda de una salvación del planeta son: Suecia, Noruega, Suiza, Finlandia, Dinamarca, Países bajos, Reino Unido, Austria, Francia e Islandia. En Latinoamérica, Chile es el país que más avanza en el tema, mientras Colombia da pasos lentos en este proceso de reconversión.

Movilidad sostenible

Fomentar el uso de la bicicleta, del carro compartido y empezar a cambiar flotas de buses que funcionan a partir de combustibles fósiles a vehículos eléctricos, son solo tres opciones que ayudarían a reducir las partículas contaminantes en el aire.

En muchas ciudades del mundo ya se han dado avances importantes en el tema de movilidad sostenible. Por ejemplo, Madrid, Barcelona, París, Ciudad de México, Oslo y China han puesto fecha límite para el uso de vehículos con combustible contaminante; ante lo cual los carros eléctricos o los híbridos enchufables aparecen como una buena alternativa.

Si se mira el caso de Colombia es mucho lo que falta por hacer; sin embargo, hay capitales como Medellín o Cali en donde las acciones en torno a este tema son evidentes. En la capital antioqueña, adicional a 64 los buses eléctricos de Metroplús que llegarán a la ciudad este año, hace menos de un mes se lanzó el primer taxi eléctrico, el cual hace parte de un proyecto que busca incorporar este tipo de carros a la flota existente, y convertirse en la capital de la movilidad eléctrica no solo del país, sino de América Latina.

En la región, Santiago de Chile, Ciudad de México, Medellín, Bogotá, São Paulo, Buenos Aires y La Paz, de acuerdo con información de la Organización Mundial de la Salud, son las ciudades con el aire más contaminado, situación generada,e n buena medida, por el uso de medios de transporte que funcionan a partir de combustibles fósiles, grandes causantes de la contaminación.

Reducción de emisiones

Una cuarta iniciativa clave si se quiere recuperar el planeta es la reducción de las emisiones. Desde las acciones más pequeñas emprendidas por cada persona, se puede ayudar a lograr este objetivo.

Por ejemplo, si una persona hace uso de su carro es importante revisar regularmente la presión de las llantas, pues si esta es la adecuada, se optimiza el rendimiento del combustible.

Otro frente en el que se puede trabajar es en el reciclaje de los desechos generados y reutilizar los envases u otros productos antes de botarlos a la basura.

Ayudar con labores de reforestación resulta importante, pues cálculos aseguran que un árbol absorbe entre 350 y 3.500 kilos de carbono atmosférico a lo largo de su vida. Otra iniciativa puede ser sustituir el uso del plástico por vidrio o metal y utilizar bolsas de tela.

Trabajar en este aspecto resulta clave, pues el cambio climático generado por las emisiones descontroladas de dióxido de carbono, es la causa de las olas de calor, sequías e inundaciones que se presentan en diferentes lugares del planeta.

Así pues, con estas cuatro iniciativas, en las que cada quien puede realizar su aporte sea pequeño o grande aún es posible resicitar el planeta y dejarles a las próximas generaciones un ambiente más sano en el que pueden respirar vida.

Por Semana.com

Log in to comment