DC: Un Centro de Bienvenida para volver a clases

Las escuelas ponen más énfasis en los padres y niños inmigrantes recién llegados

Cuadernos, cajas de colores, lápices, reglas, sacapuntas, zapatos, mochilas y en algunos casos uniformes. Esta es solo una parte de la lista de útiles escolares para el comienzo de clases el 26 de agosto en DC. Sin embargo además de la lista, los padres de familia, especialmente los inmigrantes recién llegados, tienen otra responsabilidad antes de que sus hijos vayan a la escuela: informarse dónde rendir las pruebas de conocimiento del inglés, la escuela o el colegio que les conviene, los beneficios de salud o las actividades extracurriculares para sus niños.

Todo ese abanico de información y servicios ofreció la Cuarta Feria de las Escuelas Públicas de Washington DC para los estudiantes que están aprendiendo inglés. Hasta el recinto de la escuela intermedia MacFarland, en Petworth, donde hay una importante población latina, llegaron padres e hijos hispanos, asiáticos y de varios países africanos para conocer cómo aplicar para un seguro médico, dónde recibir ayuda para un estudiante con discapacidades o dónde buscar soporte para madres adolescentes.

Los asistentes, unos 600 entre niños y padres de familia, se llevaron un mensaje y una certitud que les ofrecieron tranquilidad en estos tiempos de miedo: Washington, DC es santuario para los inmigrantes, la policía no colabora con inmigración en redadas, por lo tanto los niños y los padres con cualquier estatus migratorio son bienvenidos. Así lo dejaron saber durante la feria el canciller de educación, Lewis Ferebee y Jackie Reyes, directora ejecutiva de la Oficina de la Alcaldía para Asuntos Latinos (MOLA). Reyes aprovechó para recordarles a los presentes la importancia de participar en el Censo del 2020 y de los $2.5 millones que la alcaldía destinó para recursos legales a favor de los inmigrantes.

La feria del pasado 10 de agosto fue organizada para 118 escuelas públicas que educan a unos 7.500 alumnos que hablan inglés como segunda lengua, según explicó a El Tiempo Latino, Elba García directora ejecutiva de la Oficina de Adquisición de Idiomas para las Escuelas Públicas de DC. “Este año estamos dando un enfoque especial a las familias inmigrantes que han llegado en lo que va de este año, para darles información sobre el regreso a clases”, dijo García.

Talleres informativos

Además de la feria colmada de mesas de información y pequeños obsequios, como lápices, reglas, crayones, memorias USB y en algunos casos hasta mochilas, hubo 12 talleres informativos en seis idiomas (inglés, español, arameo, mandarín, francés y vietnamita), que representan a la población estudiantil de las Escuelas Públicas de DC. Se les habló sobre los derechos que tienen los inmigrantes sin importar su estatus, la reunificación de las familias, cómo comunicarse

positivamente con sus hijos, sobrevivir y salir adelante en la secundaria, los cuidados para un niño con asma, el sistema de lotería escolar, y recursos lingüísticos comunitarios, entre otros.

¡BIENVENIDOS!

Los padres de familia que no pudieron acudir a la feria deben saber que existe el Welcome Center (Centro de Bienvenida) en la escuela intermedia McFarland. Allí sus niños dan las pruebas de ubicación del inglés. Aunque no hablen una palabra de este idioma esta prueba es obligatoria porque es un requisito antes de ingresar al sistema educativo desde el prekinder (tres años de edad) hasta los 12 años, explicó García.

Al Welcome Center llegan unas 10 familias inmigrantes cada día en busca de información y para rendir las pruebas de ubicación. Es un espacio amigable, tiene un aula para que los más chiquitos pasen entretenidos mientras los estudiantes dan el examen y los padres reciben información en varios idiomas (entre ellos el español) sobre el almuerzo gratis y los recursos disponibles como el que proporciona interpretes por teléfono.

Para los estudiantes con discapacidades estuvo allí Christian Jones, coordinador de empleo del Departamento de Servicios de Discapacidades de DC, quien explicó que existe personal que va a las escuelas para auxiliar a los estudiantes con sordera, falta de visión, autistas o con otras necesidades. “Nos centramos en conseguir empleo para los jóvenes con discapacidades. Ahora mismo tengo un joven que está trabajando como recepcionista para ayudar a la economía familiar y al mismo tiempo está estudiando biología”, reveló Jones.

Al final de la feria, padres e hijos abandonaron el recinto cargados de folletería en español y otros idiomas y con la seguridad de que si buscan información y ayuda las van a encontrar. “Vine para saber sobre los servicios para mi hijo que estudia en una escuela de la calle Calvert. Lo mejor que aprendí en los talleres es que por ley nos deben dar información en nuestro idioma y descubrí la existencia del Centro de Bienvenida del que haré uso pronto”, dijo el padre de familia Luis Alí.

Log in to comment