Opinión | Congreso: aprueben la reforma migratoria ahora para ayudar a los inmigrantes como yo

*Soanqueil Oses es residente de Richmond y voluntaria de La Iniciativa LIBRE de Virginia.

Nunca esperé vivir en Richmond. De hecho, nunca imaginé vivir en los EE. UU. Pero después de estar aquí desde 2017, no puedo imaginar vivir en ningún otro lugar.

Mi historia comienza en Venezuela, un país suramericano sumido en el desorden, el hambre y la desesperación. No siempre fue así. Tengo buenos recuerdos de la infancia rodeada de amigos cercanos y seres queridos en la bulliciosa ciudad capital de Caracas. No hace mucho tiempo, Venezuela era el país más próspero de Suramérica.

Pero eventualmente, mi mundo se puso al revés. Cuando el socialismo comenzó a establecerse, el trabajo se hizo más escaso. La violencia se convirtió en la norma. Y luego comencé a temer por mi seguridad y la de mi familia. A pesar de lo difícil que era imaginar dejar todo y todos atrás, sabíamos que era hora de irnos. Afortunadamente, ahora estoy en el proceso de asilo para vivir en los Estados Unidos hasta que las cosas mejoren en Venezuela.

Mi historia no es única. Al igual que yo, hay millones de inmigrantes que han venido a los Estados Unidos en busca de libertad, oportunidades económicas y prosperidad. Es una historia que se repite generación tras generación.

Aquí, en Virginia, el American Immigration Council estima que uno de cada ocho residentes son inmigrantes, o alrededor del 12 por ciento de la población del estado, según las cifras de 2015.

Además de contribuir al crecimiento de nuestro estado y país, los inmigrantes en Virginia pagan un estimado de $ 8.7 mil millones en impuestos federales y $ 3.2 mil millones en impuestos estatales y locales.

Otros estudios han revelado que los inmigrantes están emprendiendo negocios a un ritmo más rápido que los ciudadanos estadounidenses. Mientras tanto, la Nueva Economía Americana descubrió que un asombroso 44% de las compañías de Fortune 500 fueron fundadas por inmigrantes o por hijos de inmigrantes.

Aquí en Virginia, hay aproximadamente 80,000 empresarios inmigrantes que son una fuerza propulsora de la economía de nuestro estado y emplean a más de 230,000 personas. Incluyendo a empresarios como Osiris Hoil, copropietario de District Taco, una popular cadena de restaurantes de tacos en el norte de Virginia iniciada por un inmigrante mexicano que hasta hace poco trabajaba largas horas para llegar a fin de mes.

Junio fue una excelente oportunidad para recordar estas historias mientras celebramos el Mes del Patrimonio de los Inmigrantes, una celebración de cuatro semanas de la inmigración y las contribuciones de los inmigrantes a los Estados Unidos. También es una oportunidad para que contemos nuestras historias como inmigrantes y recordemos que la inmigración contribuye a la libre circulación de ideas y recursos. Abrir las puertas a la inmigración también genera conocimiento, innovación y oportunidades que nos benefician a todos, inmigrantes y no inmigrantes por igual.

El Mes del Patrimonio del Inmigrante de este año también tuvo lugar en un momento en el que está claro que hay una urgente necesidad de mejorar nuestro sistema de inmigración. La última vez que el Congreso reformó nuestras leyes de inmigración fue en 1986. Desde entonces, han habido notables avances tecnológicos. Nuestra economía ha evolucionado, al igual que nuestras necesidades laborales.

Además, estamos experimentando los beneficios de una economía fuerte. Un análisis reciente encontró que hay más trabajos disponibles que personas en busca de trabajo, el margen más amplio jamás registrado. Cada vez que les cuento a mis familiares acerca de esto en casa, se quedan atónitos de incredulidad.

Me considero increíblemente afortunada. En los años transcurridos desde que me mudé a Richmond, he encontrado trabajo, una iglesia y una buena escuela para mis dos hijos. También estoy tomando clases de inglés porque sé que si quiero aprovechar las muchas oportunidades que ofrecen los EE. UU., primero debo romper las barreras internas que me impedirán alcanzar todo mi potencial.

A pesar de lo feliz que soy, también estoy consciente de que soy increíblemente afortunada. Otros millones de inmigrantes, aquí en Virginia y en otros lugares, viven bajo el temor constante de ser deportados y enviados a sus países de origen sumidos en la violencia y la pobreza.

Como persona de fe, oro para que nuestros representantes electos en Washington prioricen de inmediato la legislación de inmigración. No puedo pensar en una mejor manera de celebrar el Mes del Patrimonio del Inmigrante.

Log in to comment