¿Cómo se prepara Brasil para tener una Copa América en paz?

Cámaras con reconocimiento facial, estrictos controles en los aeropuertos y 10mil agentes de seguridad privada

Lamentablemente, los eventos futboleros en América Latina (y otros lugares del mundo) suelen estar marcados por actos de violencia. Las conocidas barras bravas causan disturbios y empañan el festejo deportivo. Por eso, el gobierno de Brasil, país anfitrión de la Copa América, quiere evitar a toda costa que la violencia sea la protagonista del evento. ¿Cómo lo va a hacer?

Hay varias medidas. Por ejemplo, impedirá el ingreso al país de hinchas violentos y aplicará tecnología de reconocimiento facial en los estadios durante el evento, que comenzará el 14 de junio.

El gigante sudamericano no es ningún novato en gestionar megaeventos deportivos: organizó la Copa Confederaciones 2013, el Mundial 2014 y los Juegos Olímpicos de Río 2016, sin mayores sobresaltos.

"Con toda nuestra experiencia, puedo garantizar que tenemos condiciones totales para tener una Copa América segura", dijo a la AFP César Martínez, director de Operaciones Integradas en el Ministerio de Justicia y Seguridad.

Filtros contra los barrabravas

La Copa América 2019 se disputará del 14 de junio al 7 de julio por diez selecciones de la región y los invitados Japón y Catar, en cinco ciudades: Rio, Sao Paulo, Porto Alegre, Salvador y Belo Horizonte.

Además del cuidado especial que requieren las delegaciones deportivas, las autoridades y los turistas, el foco estará puesto en impedir que los barrabravas se cuelen en la fiesta.

El primer filtro será en los aeropuertos, puertos y fronteras terrestres. Los hinchas con antecedentes de violencia en sus países serán frenados en el control migratorio.

Argentina proporcionó una lista de 5.000 barrabravas. Esa base de datos, junto con la de otros países, "se actualiza diariamente", dijo Martínez.

El segundo filtro estará en los estadios, que contarán con tecnología de reconocimiento facial. "Trabajamos en asociación con los organismos de seguridad pública e Interpol para impedir que un individuo indeseado, que ya haya causado disturbios o pueda causarlos, entre en los estadios", dijo Hilario Medeiros, gerente de Seguridad del Comité Organizador Local (COL) de la Copa América.

La vigilancia en los estadios estará a cargo de 10.000 agentes de seguridad privada contratados por el COL, informó Medeiros. Los alrededores serán vigilados por las policías de cada estado.

La presencia de hinchas violentos "será uno de los principales desafíos", pero "los equipos de seguridad tuvieron un aprendizaje significativo durante los últimos grandes eventos", dijo a la AFP Caio Torres, especialista en seguridad de Control Risks en Sao Paulo.

El esquema incluye un estudio cuidadoso de los trayectos de los autobuses de deportistas y aficionados, teniendo en cuenta los incidentes registrados durante la final de la Libertadores en 2018 en Buenos Aires, cuando el carro que trasladaba a los jugadores de Boca fue apedreado por hinchas de River y el partido debió suspenderse para disputarse semanas más tarde en Madrid.

Batallón canino y francotiradores

Aeropuertos, hoteles, centros de entrenamiento, estadios, rutas de las delegaciones, puntos turísticos y de aglomeración de público tendrán la seguridad reforzada.

Muchas medidas ya han sido puestas en práctica de forma discreta en partidos de la liga brasileña o de la Libertadores, de acuerdo con la prensa local.

Log in to comment