Los Redskins son agresivos en el draft 2019

La particularidad en esta edición quedó marcada por la elección el día uno de jugadores de corte defensivo

El día en que el futuro se vuelve realidad llegó finalmente. El draft 2019 de la NFL se celebró con éxito, en una jornada en la que los equipos presentan sus apuestas más firmes y mediante su exploración en el sistema universitario de los Estados Unidos recogen a lo mejor del país, intento por planificar el futuro inmediato, pero también tomando en cuenta que la ganancia podría ser mayor, sobre todo si las piezas logran potenciarse más temprano que tarde.

La particularidad en esta edición quedó marcada por la elección el día uno de jugadores de corte defensivo, patrón común por estos días. 18 piezas fueron tomadas, una menos que el tope en los últimos años, con 2006 y 2017 por encima con 19 universitarios.

Pensar en las prioridades

Ya se anunciaba como un hecho casi seguro que los Redskins buscarían dentro del mercado de agentes libres a un mariscal de campo que haga las labores en detrimento del lesionado Alex Smith, cuya fractura de tibia y peroné en la ronda regular de 2018 lo apartará por largo rato del deporte, en una situación en la que la curiosidad gira en torno a cómo podrá regresar y, en caso extremo, si es capaz de volver a jugar como profesional.

Con Mark Sanchez y Geno Smith como los nombres más destacados en el mercado, la segunda opción estaba sobre una apuesta arriesgada pero sensata y económica: el draft.

Con la elección número 15 según la lotería, los capitalinos sumaron a sus filas a Dwayne Haskins, proveniente de la Universidad de Ohio State. Según expertos, este es uno de los mejores en su posición entre las piezas que estaban disponibles en la lista, lo que vuelve alarmante el por qué pasaron tantos turnos para que este joven contara con el visto bueno de una franquicia.

Si está sano, los aborígenes se habrán quitado de encima el peso más marcado desde la pasada campaña.

Pero no todo quedó ahí. A través de un cambio con los Colts de Indianápolis, quedándose con el pick 26 de la primera ronda, le dieron la bienvenida a Montez Sweat, de Mississippi State; no obstante, en este último caso la gerencia caminó por la cornisa, pues se decantaron por un defensivo al que le fue diagnosticado un problema cardíaco, poniendo en duda su participación y evolución en el ámbito profesional.

La elección esperada

Nada nuevo bajo el sol con la decisión de los Cardinals de Arizona. El cuadro alado, dueño de la primera elección del proceso, tomó al talentoso Kyle Murray, mariscal de campo con las herramientas para triunfar en la disciplina, pero también con la aptitud para hacer las labores en el béisbol, lo que lo llevó a debatirse sobre cuál deporte defendería como profesional.

El nombre del ganador del Heisman fue noticia por su desarrollo en ambas disciplinas, pero también por apuntar demasiado alto. Antes de declararse a favor de la NFL, los Atléticos de Oakland lo tomaron también por la vía del draft y le dieron $4.6 millones. A diferencia de otros deportes en Estados Unidos, el béisbol de las Grandes Ligas otorga a sus debutantes cifras menores, por lo que se esperaba que con un elemento con sus características, dejaría todo de manos del mejor postor.

Hasta la fecha se desconoce por cuánto dinero acordará con los desérticos, pero todo indica que será mucho mayor al que pactó fugazmente con los californianos, a los que deberá devolver $1.3 millones que le otorgaron y renunciar además al restante que había garantizado como parte de su salario para este año.

Los ojos sobre ellos

Una de las gerencias que más llamó la atención durante la fecha fue la de los Raiders de Oakland, conjunto que estuvo envuelto en rumores recientemente, pues con tres elecciones en primera ronda se presumía que podían darse el lujo de usar una o dos de ellas vía cambio para hacerse con un profesional consolidado en el sistema.

Pero no fue así. La tentación no le ganó a los dueños de las oficinas y en su lugar se decantaron por jóvenes con potencial. Así, queda claro que el foco de la organización, más que tomar en cuenta este o el próximo año, tendrá como punto de explosión las próximas campañas mientras esperan que sus nóveles profesionales crezcan como es debido.

Clelin Ferrell, defensivo de la Universidad de Clemson; Josh Jacobs, de Alabama, considerado el mejor corredor de la clasa; y Johnathan Abram, de Mississippi State, un safety para hacer las labores a tempo completo, fueron los tres afortunados en sumarse a la disciplina con los Raiders.

La mala noticia

Lo que debía ser una celebración terminó en tragedia. Horas después de saber que fue seleccionado por los Giants de Nueva York, Corey Ballentine fue baleado. El esquinero proveniente de la Universidad de Washburn y tomado en la sexta ronda, fue herido por arma de fuego en el campus de la casa de estudios, hecho en el que un compañero con quien se encontraba murió por los disparos.

El conjunto de la Gran Manzana se pronunció sobre el hecho. En un comunicado, la organización reveló estar "al tanto de la trágica situación y estamos juntando la información necesaria. Hablamos con Corey y está recuperándose en el hospital".

Las heridas que el esquinero sufrió no ponen en riesgo su vida ni tampoco su accionar en la disciplina, por lo que próximamente, se incorporará a la disciplina con Giants para dar el paso al profesional.

Mientras, las autoridades aún investigan la causa del ataque.

Se salvó

Al finalizar la temporada, una de las dudas que rondaba el entorno de los Redskins tenía como protagonista a Reuben Foster, apoyador nativo de Alabama, quien fue acusado de abuso doméstico por un incidente ocurrido en Tampa, Florida. Desde las oficinas de los aborígenes se esperaba una respuesta de la liga, cuya investigación del caso obligó a pensar en cada escenario; sin embargo, a través de un comunicado, la NFL se pronunció y dio detalles de lo que viene para él a continuación.

Según el organismo, Foster no violó el código de conducta personal, pero sí impuso un castigo económico, restando dos días de salario al jugador. En noviembre de 2018, el linebacker fue detenido luego de que se le acusara de golpear a na mujer con la que fue noticia por un incidente similar en febrero.

El arrepentimiento del jugador se transmitió a través de Bruce Allen, presidente del cuadro de Washington, quien indicó que “Reuben comprende que sus actos pasados han llevado a mucha gente a dudar de él, y se ha comprometido hacer el trabajo necesario para ganar la confianza de sus compañeros, nuestros grandiosos aficionados y la NFL”.

“Estoy agradecido con los Redskins de Washington y la NFL por darme esta segunda oportunidad”, declaró después Foster. “Acepto la decisión de la NFL y quiero decir que estoy verdaderamente apenado por mis actos pasados y por la gente que pude haber lastimado con ellos”.

Log in to comment