El pitcheo de los Nats se vuelve frágil en el primer mes de temporada

El pitcheo de los Nats es una deuda enorme

Otro nombre que no se desempeña según lo esperado es Aníbal Sánchez. El derecho venezolano es un veterano de mil batallas y quien en 2018 retomó un alto nivel con los Bravos. Al quedar libre, en Washington lo tomaron como un comodín que podría ayudar tanto en labores de apertura como relevo, pero ni una cosa ni la otra.

El responsable

Aunque son los jugadores quienes ejecutan la estrategia sobre el campo, los creadores de las formas para aplicarlas se llevan el crédito, para bien o para mal, de lo que suceda.

Así ocurrió con Derek Lilliquist, quien hasta el 3 de mayo se desempeñó como coach de pitcheo de los Nats, despedido en la mencionada fecha por el bajo rendimiento en este rubro en lo que va de campaña.

Para sustituirlo, llamaron de ligas menores a Paul Menhart, apostando por un hombre de la casa.

Pero la problemática no es nueva, pues el año pasado también quedó vacante el puesto luego de que Mike Maddux saliera por la puerta trasera enfrentando el mismo bajón.

En lo que debe ser el aspecto más fuerte de toda la organización, los Nacionales se quedan rezagados en una lucha de rivales muy poderosos por estar presente en los playoffs. Pese a que la carrera es larga, el arranque de los capitalinos ha dejado mucho que desear.

Log in to comment