Bradley Beal despierta interés en Denver

Hoy en día, el nativo de San Luis se encargó de tomar el testigo de John Wall

Aunque en el papel no parece un mal negocio, en la capital de Estados Unidos podría gestarse un nuevo movimiento que proteja al escolta, quien demostró su capacidad para mandar, hacer bien las cosas, y ser la cara del grupo mientras Wall se recupera. El problema, el bajo presupuesto para la 2019-2020, más cuando el lesionado base aseguraría $37.8 millones como parte de un contrato que supera los $140 millones y que se extiende hasta la 2022-2023, esta última campaña como parte de la opción del jugador.

El momento de Anthony Davis

Si algún jugador podría protagonizar el gran cambio en la temporada baja ese sería Anthony Davis. El referente de los Pelicans de Nueva Orleans y una de las piezas de mayor talento en toda la NBA ya fue noticia. A inicio de año, el ala-pívot era objeto de fuertes rumores sobre su salida de la organización de Luisiana para poner rumbo fijo a Los Ángeles. Su destino: los Lakers.

Pero aunque presuntamente pidió a la gerencia de los alados que la abriera la puerta de salida para juntarse con LeBron James, desde las oficinas pusieron la vara muy alta. Los laguneros presentaron varias ofertas, poniendo en la mayoría de ellas a su talento joven, con Kyle Kuzma, Lonzo Ball y Brandon Ingram como monedas de cambio, pero nada fue lo suficientemente atractivo para que en Nueva Orleans aceptaran una transacción.

El hecho dejó claras dos cosas: la primera, que los Pelicans no dejarán ir a su estrella de forma sencilla. La segunda, que el núcleo joven de los Lakers no llama tanto la atención como antes de que estos debutaran en la liga.

La situación abre una pequeña puerta de esperanza a los Celtics de Boston, también con varios recién llegados al profesional que serían más llamativos que sus colegas en California.

Jayson Tatum y Jalen Brown son dos de esos. Cuesta creer que en Massachusetts los despedirían, pero contar con Davis es apuntar sin mayores riesgos al título. Con la necesidad de pelear por estar en las finales, pero sin fuerza en la pintura, su adquisición sería más que ideal para el cuadro verde, un gigante que dejó mucho que desear en la ronda regular de la temporada que aún sigue su curso.

¿Qué pasará con Kevin Durant?

A los pudientes económicamente, hay un nombre que le gusta por encima del resto: Kevin Durant.

El alero que viste el uniforme de los Warriors de Golden State daría un paso al costado luego de tanto éxito con los de Oakland, combinado al que llegó luego de ver el fracaso tocar la puerta en los playoffs de 2016, cuando era miembro del Thunder de Oklahoma City y fue sacado en la final del Oeste precisamente por los Warriors pese a tener encaminada la serie por 3-1.

Nadie duda de él. Durant es uno de los mejores anotadores no solo de esta generación, sino de la historia de la NBA. El de Washington es uno de los exponentes más curiosos de la liga por su agilidad a pesar de su estatura (2.06 metros). Ganador de un premio como Jugador Más Valioso y dos títulos de liga, el excelso anotador sigue siendo el más buscado en ciertos mercados.

Se espera que el conjunto más agresivo sean los Knicks de Nueva York, un escenario ideal, pero que debe ganarse la confianza de un tipo de su envergadura tras los fracasos recientes.

Clippers de Los Ángeles, Lakers e incluso los Nets de Brooklyn también se asomarían y harían ofertas por él, en un cheque de muchos ceros asegurados pese a que de un atleta próximo a cumplir 31 años de edad.

Log in to comment