Los Nacionales se vienen a menos y con ellos la confianza de los fanáticos

La seguridad de la franquicia empieza a mermar

En las buenas y en las malas, siempre ahí. Pero en ocasiones, la repetición de las caídas hace que la relación pase por un camino oscuro. Actualmente, esta es la etapa que marca partes distantes, con los Nacionales de Washington siendo presa sencilla de sus rivales, en un caso poco pensado antes de comenzar la temporada 2019 de las Grandes Ligas.

La organización capitalina no solo mostró números negativos en el primer mes de temporada, el desarrollo del lapso dejó mucho que desear, con el pitcheo, principal fortaleza de la franquicia, como el punto débil.

Si las cosas no salen bien el que se supone es el eslabón más fuerte de la cadena, entonces la seguridad empieza a mermar. Esto es lo que hoy en día ocurre en los alrededores del Nationals Park, otrora fortaleza custodiada por los seguidores del equipo, pero que en el presente ve nacer más preguntas que respuesta sobre el futuro inmediato de sus integrantes.

La grieta

Pese a que son los jugadores los encargados de saltar al campo para ganar, una parte importante pasa por defender la casa. Hasta el 12 de mayo, cuando presentaban marca general de 16-24, el récord como local no era alentador, con foja de 7-11.

Hacer el trabajo en terreno propio supone llevar las cosas con más calma de lo normal. No es que ganarlo todo ahí asegura el boleto a la postemporada, pero sí hace poner sobre la mesa el aspecto anímico, ese en el que no hay estadísticas, pero sí da paso al verdadero talento.

Cuando los números nos son suficientes para medir la importancia de un jugador o equipo, este es el encargado de separar a los buenos peloteros de los grandiosos.

Pero esto último está quedándose corto en el ámbito de los Nacionales, estériles ante el desafío de cada encuentro y eso se paga caro con los que noche a noche acuden el estadio para apoyarlos.

No solo son quejas frecuenten en la casa, también se extienden en redes sociales y demás plataformas. Sobre esto último, SB Nation presentó en su Fan Pulse el porcentaje de confianza que hoy muestran los fanáticos de los Nats con sus jugadores y dirigencia, estadística nada alentadora.

En el caso de la aprobación a la gestión del manager Dave Martinez hasta el segundo domingo de mayo, la línea iba en franco descenso, con un 21%. Al inicio de la campaña este superaba el 70% del apoyo de los suyos, números en caída libre frente a lo que ha sido un andar irregular que de momento promete más quejas.

Asume la responsabilidad

En medio del caos que representa estar abajo en la tabla de posiciones, solo superando a los Marlins de Miami en la parte baja del este de la Liga Nacional, son muchos los que cuentan con una cuota de culpa sobre el pobre andar por la zafra; sin embargo, un personaje en particular y que no pisa el campo para jugar se puso de frente y asumió la responsabilidad por la frustrante etapa que atraviesa el conjunto capitalino: Mike Rizzo.

Log in to comment