Después del asesinato de MLK, Roberto Clemente detuvo el día inaugural de MLB en 1968

Los Piratas de Pittsburgh tenía previsto jugar contra los Astros el 8 de abril de 1968.

Para leer el artículo en inglés en el Washington Post haz click aquí

En la onda de choque que siguió al asesinato del reverendo Martin Luther King Jr., Roberto Clemente y sus compañeros de equipo de los Piratas de Pittsburgh se encontraban en Houston para el día inaugural del béisbol. Estaba programado que jugaran contra los Astros el 8 de abril de 1968, cuatro días después de que King fuera derribado y un día antes de que fuera enterrado.

Algunos equipos en todo el país pospusieron los juegos porque sus estadios estaban en medio de rebeliones urbanas provocadas por el asesinato de King. Los senadores pospusieron su primer partido en el D.C. Stadium (que se convirtió en el RFK Stadium) después de que se volvió inaccesible, tan cerca del epicentro del levantamiento de Washington y rodeado de tropas. El comisionado de béisbol William Eckert le dijo a cada club que hiciera lo que pensaban era mejor.

Como uno de los primeros jugadores latinos de Grandes Ligas que no pudo ocultar su negrura y no quiso hacerlo, Clemente decidió lo que era adecuado para él.

“Roberto era más que un pelotero”, dijo Luis Mayoral, un mentor desde hace mucho tiempo de los jugadores latinos en las grandes ligas a quien conozco desde hace años. “Antes de convertirse en un profesional, consideró seriamente asistir a la Universidad de Puerto Rico. Tenía intelecto. El hombre que conocía estaba al tanto del cáncer social que afecta a Puerto Rico... muchos de ellos por motivos de raza”.

Entonces, aunque los vecindarios alrededor del Astrodome no estallaron, Clemente les dijo a sus compañeros de equipo que no jugaría.

Clemente se había convertido en un admirador de King después de conocerlo luego de un discurso que presenció durante una de las pocas visitas de King al Puerto Rico de Clemente.

“El discurso ... fue el viernes 16 de febrero de 1962”, recordó Mayoral, en lo que hoy es la Universidad Interamericana en San Germán. Mayoral me dijo que todavía tiene copias del discurso de King.

Después, King conoció a Clemente en la granja del jugador de béisbol, dijo Mayoral, “... en las afueras de la ciudad natal de [Clemente], Carolina”.

Mayoral no recordaba lo que Clemente le dijo que conversó con King, pero en un entrenamiento de primavera años después, Mayoral dijo que Clemente le dijo: “Martin Luther King es un hombre al que admiré durante muchos años. Sé lo que defendía. Me gustó el la forma en que se ocupaba de sus negocios, muy tranquilo [muy tranquilo], y siempre pensé que sus logros no solo beneficiarían a los Estados Unidos, sino al mundo”.

En “Clemente: The Passion and Grace of Baseball's Last Hero” (Clemente: La pasión y la gracia del último héroe del béisbol), el ex escritor del Washington Post David Maraniss citó los sentimientos de Clemente sobre King: “[King] puso a la gente, la gente del gueto, la gente que no tenía nada que decir en esos días, empezaron a decir lo que les hubiera gustado decir durante muchos años que nadie escuchaba. Ahora con este hombre, esta gente baja al lugar donde se suponía que debían estar pero la gente no los quería y se sentaban allí como si fueran blancos y llamaran la atención al mundo entero. Ahora eso no era solo el negro sino la gente minoritaria. La gente que no tenía nada, y no tenían nada que decir en esos días porque no tenían ningún poder, empezaron a decir cosas y empezaron a hacer piquetes, y esa es la razón por la que digo que cambió el mundo entero”.

En vista que el comisionado dejó a los equipos por su propia cuenta, algunos preguntaron a sus pocos jugadores negros si jugar según lo programado o posponerlo.

“Cuando murió Martin Luther King, vinieron y preguntaron a los jugadores negros si deberíamos jugar”, dijo Clemente al Pittsburgh Post-Gazette. “Yo digo, ‘'Si tienes que preguntarle a los jugadores negros, entonces no tenemos un gran país’”.

La singular resolución de Clemente fue adoptada por sus compañeros de equipo, 10 de los cuales también eran negros y formaban el mayor contingente de jugadores negros en una lista en el béisbol en ese momento.

Fue una decisión tomada no sin problemas potenciales. Algunos propietarios protestaron ante el comisionado para que penalizara a los jugadores que se negaran a jugar tras el asesinato de King. Después de todo, la decisión de los Piratas de seguir el ejemplo de Clemente significó que los Astros tampoco podrían jugar, no por un día, sino por dos.

En “One Nation Under Baseball: How the 1960s Collided with the National Pastime” (Una nación bajo el béisbol: cómo la década de 1960 chocó con el pasatiempo nacional), los autores John Florio y Ouisie Shapiro señalaron que Clemente y el lanzador blanco de los Piratas, Dave Wickersham, le pidieron al gerente general Joe L.Brown que pospusiera el juego del 9 de abril previsto para el día del funeral de King. Clemente y Wickersham luego escribieron una declaración al público en nombre del club que explicaba, en parte: “Estamos haciendo esto porque los jugadores blancos y negros respetamos lo que el Dr. King ha hecho por la humanidad”.

En St. Louis, el lanzador de los Cardenales Bob Gibson sintió lo mismo acerca de jugar antes de que King fuera enterrado. En su libro, “Stranger to the Game” (Un extraño en el juego), Gibson escribió que él y algunos de sus compañeros de equipo se reunieron en el apartamento del primera base Orlando Cepeda y llegaron a la misma conclusión que los Piratas. No jugarían según lo programado el día inaugural e informaron a la gerencia de los Cardenales.

Pero con los primeros partidos de los Astros ya cancelados por Clemente, la oficina de Eckert anunció antes de escuchar de los Cardenales que toda la lista de juegos del día inaugural se trasladaría al 10 de abril, el día después que King fuera sepultado.

“Hemos estado esperando siete semanas. Un día no importará”, dijo Gibson a The Associated Press.

“Nunca me habló directamente sobre la paralización”, me dijo Mayoral. “Pero en Puerto Rico sabíamos desde que sucedió lo que había logrado”.

Clemente murió la víspera de Año Nuevo en 1972 en un avión en Puerto Rico cargado con ayuda para las víctimas de un terremoto en Nicaragua. El avión se estrelló contra el mar al despegar. El cuerpo de Clemente nunca fue encontrado.

Pero su espíritu perdurable por la justicia social fue nutrido en 1962 por Martin Luther King Jr., a quien Clemente honró hace 50 años cuando impulsó el cierre del pasatiempo de Estados Unidos en su día más sagrado.


*Blackistone, panelista de ESPN y profesor invitado en la Facultad de Periodismo Philip Merrill de la Universidad de Maryland, escribe comentarios deportivos para The Washington Post.

Para leer el artículo en inglés en el Washington Post haz click aquí

Log in to comment