Djokovic da positivo por Covid-19 tras organizar torneo de exhibición

Cuatro tenistas se vieron afectados por el brote

El mundo busca una nueva normalidad; sin embargo, el tiempo debe hacer de las suyas. En la prisa por retomar viejas y buenas sensaciones, el serbio Novak Djokovic, número uno del mundo en la clasificación ATP, dio positivo por coronavirus luego de organizar un torneo de exhibición en su país, donde compartió con varios de los principales jugadores del circuito.

El Adria Tour, que celebró dos paradas, una en Belgrado y otra en Zadar (Croacia), no contó con mayores medidas para proteger la salud de sus participantes. Para la fecha, ocho personas involucradas en la cita, cuatro tenistas, se vieron afectadas por el brote de COVID-19.

El primero en anunciarlo fue el búlgaro Grigor Dimitrov, quien señaló el domingo en sus redes sociales que la más reciente prueba a la que fue sometido en Mónaco dio positiva: “quiero que mis fans y amigos sepan que di positivo en Mónaco para el COVID-19. Quiero asegurarme de que cualquiera que haya estado en contacto conmigo durante estos últimos días se haga la prueba y tome las precauciones necesarias. Siento mucho el daño que he podido causar. Ahora estoy de vuelta en casa y me estoy recuperando. Gracias por su apoyo y por favor manténganse seguros y sanos”.

El Adria Tour concentró a algunos de los tenistas mejor ubicados en el ranking de la ATP, como el austríaco Dominic Thiem (número 3 del mundo), el alemán Alexander Zverev (7) y el ruso Andej Rublev (14). A estos se sumaron, además de Dimitrov, el serbio Borna Coric y el croata Viktor Troicki.

Más casos

Luego de que el búlgaro confirmara el primer positivo del torneo, Coric apareció horas después para comunicar la lamentable noticia.

“Quiero informar a todos que he dado positivo por Covid-19. Llamo a todos que en los últimos días estuvieron en contacto conmigo a que hagan las pruebas...Me siento bien y no tengo síntomas”, escribió en redes el número 33 del planeta.

En defensa de la cita, el entrenador Patrick Mouratoglou, quien maneja a la estadounidense Serena Williams, confirmó que todos los invitados habían sido sometidos a control antes del inicio de la exhibición; no obstante, eso solo confirmó que el primer caso se generó en el sitio y ahí se expandió.

El lunes, Troicki confirmó su positivo, del cual también se vio afectada su esposa. Para ese entonces solo eran cinco los afectados, aunque los medios y fanáticos de la disciplina estaban a la espera del resultado del examen de Djokovic.

El llamado de atención

A primera hora del martes, el rey de la clasificación masculina dio la noticia que nadie quería escuchar. Su caso tenía en su esposa a otra víctima, pero no a sus hijos. Con el hecho, lo vivido en el Adria Tour quedó como un mal recuerdo.

Ahora se reprochan los bajos estándares en los controles, así como la incertidumbre de los cuatro mil espectadores que se congregaron en Belgrado y Zadar para disfrutar de un evento que parecía hacer caso omiso a la realidad que vive el mundo.

Antes de agarrar sus raquetas, los tenistas jugaron fútbol y compartieron en una fiesta donde los tapabocas y el distanciamiento fueron los grandes ausentes.

Nole se expresó a través de la agencia de relaciones públicas New Media Team, mediante la cual explicó el norte del Adria Tour: “el torneo fue de carácter humanitario, con la idea de ayudar a los tenistas de la región, crear las condiciones para que jueguen, tengan ingresos y superen así de forma más fácil este difícil período”.

Pese a su buena intención, Djokovic fue objeto de críticas por parte de propios y extraños en la disciplina.

El futuro inmediato

Uno de los primeros en pronunciarse luego de conocerse los casos positivos fue el australiano Nick Kyrgios. El joven, famoso por no guardarse comentarios, indicó que “fue una decisión estúpida seguir adelante con la exhibición”. Asimismo, recordó que “esto es lo que pasa cuando uno no cumple todos los protocolos”.

Entretanto, el escocés Andy Murray, exnúmero uno, reconoció que la situación debe dar espacio para la reflexión, especialmente pensando en lo que se aproxima.

A la espera de que se lleve a cabo el US Open, en el calendario el último Grand Slam de la temporada pero que este año antecederá al Roland Garros, desvió sus comentarios hacia el Major de la Gran Manzana, donde aspira ver acciones contundentes para evitar una crisis como la de Serbia y Croacia.

“Si no van a vigilarlo y entonces el virus entra en el torneo y no puedes jugar en los cuartos de final o en las semifinales por ello, es muy frustrante. ¿Cómo se va a controlar eso? No lo sé exactamente, pero es algo que tienen que resolver”, dijo.

Log in to comment