Fiscal general de DC se enfoca en atacar el extremismo y los delitos de odio

En los últimos cinco años, ha perseguido a los estafadores de precios y a los terratenientes corruptos

Karl A. Racine se dio cuenta poco después de convertirse en el primer fiscal general electo del Distrito en 2015 que sus pares que ocupaban el mismo cargo en los estados de todo el país no estaban familiarizados con la oficina de DC, cómo funcionaba y qué era capaz de hacer.

Aunque se sentía bienvenido por su nueva cohorte, Racine también estaba decidido a mostrarles lo eficaz que podía ser su posición.

En los últimos cinco años, ha perseguido a los estafadores de precios y a los terratenientes corruptos, ha abierto una investigación sobre el abuso sexual por parte del clero católico en DC y se ha enfrentado repetidamente al presidente Donald Trump, reforzando el perfil nacional de la ciudad en el proceso.

Y la próxima semana asumirá la presidencia de la Asociación Nacional de Fiscales Generales (NAAG), una coalición no partidista que representa a todos los estados y seis territorios de EE.UU. Usando su nueva plataforma, el demócrata Racine pedirá a sus colegas fiscales generales que dejen de lado las diferencias políticas para combatir los delitos de odio y el extremismo en los Estados Unidos.

Cada presidente de NAAG, elegido como parte de una rotación regional, puede elegir un enfoque para el período de un año; los esfuerzos anteriores han incluido el abuso de ancianos y la trata de personas. Racine es el primero en enfrentarse a los delitos de odio. Los fiscales generales de ambas partes han elogiado la iniciativa como oportuna, aunque sensible, en medio de conversaciones nacionales sobre justicia racial y un fuerte aumento en el número de delitos relacionados con prejuicios.

"Dado el claro aumento de la ideología del odio y los delitos de odio, en particular durante los últimos cuatro años, era el momento adecuado para poner sobre la mesa este importante tema", dijo Racine en una entrevista. "Si podemos conseguir que 56 fiscales generales se comprometan a luchar contra el odio, creo que es enormemente significativo".

Las agencias de aplicación de la ley de DC informaron 222 delitos de odio en 2019, según una base de datos nacional curada por el FBI, pero a diferencia de otros fiscales generales, Racine no tiene el poder de procesar esos delitos u otros delitos graves para adultos en la ciudad. Esa responsabilidad pertenece únicamente al fiscal de los Estados Unidos para el Distrito de Columbia, un designado presidencial cuya oficina maneja la mayoría de los casos penales de DC. La oficina fue criticada el año pasado después de que una investigación del Washington Post revelara que procesó solo un puñado de casos penales como delitos de odio en 2017 y 2018, a pesar de un número récord de arrestos en esos años por incidentes reportados como motivados por prejuicios.

Racine desea que su oficina pueda manejar todos los delitos de adultos en la ciudad, incluidos los presuntos delitos de odio, pero considera que abordar el problema a escala nacional es la mejor opción. Como parte de su iniciativa, pedirá a sus pares que ayuden a apuntalar los informes de sus estados sobre las estadísticas de delitos motivados por el odio y educarán a los jóvenes sobre cómo resistir el atractivo del extremismo nacional.

El FBI informó de 51 asesinatos motivados por el odio en los Estados Unidos el año pasado, un récord desde que la agencia comenzó a recopilar y registrar esos datos en 1992. Los delitos de odio en general aumentaron alrededor del 2.7 por ciento a nivel nacional en 2019 después de haber disminuido ligeramente el año anterior. La mayoría de los delitos se basaron en prejuicios contra la raza, la religión y la orientación sexual.

Texto tomado y traducido de The Washington Post

Log in to comment