¿Qué prevé hacer Biden con los impuestos, salarios e inversiones?

El éxito económico de la próxima Administración fue condicionado por el presidente electo al control de la pandemia

Joe Biden comenzará un nuevo periodo presidencial el 20 de enero con la promesa de salvar la economía de Estados Unidos, envuelta en crisis y una pandemia que ha dejado más de 263 mil muertes y más de 12 millones de infectados, según datos actualizados de la Universidad Johns Hopkins.

El presidente electo buscará la aprobación de un nuevo paquete de alivio económico, extender el seguro por desempleo, crear millones de empleos, aplicar una reforma fiscal y desarrollar la producción nacional.

El plan de Biden incluye invertir $ 400 mil millones en la adquisición de bienes y servicios nacionales, y destinar $ 300 mil millones a investigación y desarrollo: entre los planes está progresar en tecnologías y energías renovables.

Lee también: Economistas piden un nuevo plan de alivio económico por la pandemia

También abogó durante la campaña por aumentar el salario mínimo nacional de $ 7,25 a $ 15 la hora para el año 2026, pues considera que los ingresos por debajo de ese monto están al nivel de la pobreza. Sin embargo hay quienes alertan que el incremento podría llevar a muchos negocios a cerrar si no pueden pagar a los empleados, y ahí no terminan las críticas.

Los planes de Biden van a requerir esfuerzos económicos enormes, y aunque planea una reforma fiscal para financiarlos podría no ser suficiente, de acuerdo con expertos consultados por BBC Mundo.

El próximo mandatario prevé aumentar los impuestos a las grandes empresas y personas con altos ingresos para recaudar unos $ 4 billones.

Te recomendamos leer: Economía de Estados Unidos creció un 7,4% en el tercer trimestre

El incremento en los impuestos a las empresas aumentaría de 21% a 28%, porcentaje en el que estaba en 2017, cuando Trump asumió la Presidencia. Para “proteger a la clase media” se evitará aplicar una mayor carga a los ciudadanos que ganen menos de $ 400 mil anual.

Otro aumento está previsto en los impuestos a las ganancias de capital y a la renta, de 37% a 39,6% para quienes perciban más de $ 1 millón al año.

De acuerdo con un análisis de Cinco Días, de El País, el plan fiscal de Biden puede terminar afectando a inversores y trabajadores. Aunque quienes ganen menos de $ 400 mil al año no verán un alza en los impuestos, si podrían salir perjudicados.

Para Nikki Haley, exembajadora del gobierno de Donald Trump ante las Naciones Unidas, el programa de Biden acabaría con unos cinco millones de empleos durante la próxima década. Argumentó que al incrementar las tasas y cargas regulatorias para crear vacantes, las organizaciones verán difícil su expansión y permanencia en el tiempo.

Un factor clave para la reforma fiscal de Biden será el Senado, aún no está completamente definido quién ejercerá una mayoría en la cámara; y en caso de que la mantengan los republicanos, podrían obstaculizar los planes del presidente electo. El 5 de enero habrá una segunda vuelta en Georgia para definir dos escaños en el Senado.

Log in to comment