Messi anuncia que seguirá una temporada más en Barcelona

Cedió ante la presión de la junta directiva del club

La novela futbolística del verano terminó este viernes luego de que el argentino Lionel Messi anunciara que seguirá una temporada más en Barcelona luego de que la directiva del club le prohibiera salir gratis de la entidad, dejando como única opción resolver el asunto en tribunales.

En una entrevista exclusiva concedida a Goal, el atacante señaló que no iría "nunca a juicio contra el Barça, es el club que amo, que me ha dado todo desde que llegué, el club de mi vida. Voy a continuar en el Barça y mi actitud no va a cambiar porque haya querido irme".

El pasado mes de agosto tras la caída por 8-2 en los cuartos de final de la Liga de Campeones de Europa, se rumoró que el rosarino meditaba su salida del club, hecho que se confirmó al pedirle a la plana mayor de la institución permitir la acción a través de un punto en su contrato que señalaba la posibilidad de hacerlo; no obstante, el documento tenía como fecha límite el 12 de junio.

Messi y su entorno pusieron como límite el final de temporada, el cual se corrió por la pandemia del COVID-19 y desde el equipo se quedaron con la versión del contrato para responder.

De acuerdo con Messi, su decisión de acabar la relación no surgió por la goleada, sino que fue un hecho más, pues desde que arrancó el ciclo 2019-2020 solicitó al presidente del Barcelona, Josep María Bartomeu, que se le permitiera hacer de esta su última experiencia como culé.

" Se lo llevo diciendo todo el año. Creía que era el momento de dar un paso al costado. Creía que el club necesitaba más gente joven, gente nueva y pensaba que se había terminado mi etapa en Barcelona sintiéndolo muchísimo", señaló el argentino. "Se lo dije al presidente y bueno, el presidente siempre dijo que yo al final de temporada podía decidir si me quería ir o si me quería quedar y al final no terminó cumpliendo su palabra".

Una vez se conoció que Messi quería dejar Cataluña, clubes como el Manchester City, PSG e Inter de Milan aparecieron como los interesados en firmarlo, una opción para pocos debido a las altas exigencias salariales del seis veces ganador del Balón de Oro. Además, quedaba pendiente la decisión del cuadro blaugrana respecto a la cláusula de 700 millones de euros en su contrato.

Para el rosarino, compartir con su familia la situación por la que atravesaba no fue sencillo: "cuando le comuniqué esto a mi mujer y mis hijos fue un drama bárbaro. Toda la familia llorando, mis hijos no querían irse de Barcelona, ni querían cambiar de colegio (...). Miré más allá y quiero competir al máximo nivel, ganar títulos, competir la Champions -ha ganado cuatro-. La puedes ganar o perder, porque es muy difícil, pero hay que competir. Por lo menos competirla y que no nos pase lo de Roma, lo de Liverpool, lo de Lisboa. Todo eso me llevó a pensar esa decisión que no llevé a cabo".

Log in to comment