Foto

Photo detail

La abuela de Patricia Zamora la ayuda a limpiarse la herida. Zamora tuvo que dejar su puesto de supervisora. Fue desalojada y tuvo que mudarse con su hijo a la casa de sus padres, en Pomona, California.